jueves, 23 de diciembre de 2010

¿CON QUIÉN, DÓNDE, CÓMO PASAR LA NAVIDAD?

Por Andrea Calvete

En Noche Buena es un día en la gente se reúne y festeja la víspera de la Navidad, más allá de creencias religiosas, como un día de la familia o de los verdaderos amigos. Algunos aspectos típicos de estas fechas, y al final el humor que sólo le sabe imprimir Luis Landriscina.

Y como sólo se vive una vez será imprescindible en estas fechas dejar de lado las pequeñeces, para poner sobre la mesa los verdaderos valores de la vida, que  son el cariño de los seres queridos.

Una noche muy feliz para muchos, de nostalgia para otros, y un día más para tantos.

Pero generalmente, es un día festivo, en el que las familias se sientan a la mesa, comparten la cena y brindan al llegar las doce.

Para los más adultos un momento en que los recuerdos asaltan, los sentimientos afloran, la nostalgia se aproxima, mientras que los más pequeños esperan con ansias que llegue Papá Noel con algún regalo, o la hora de los fuegos artificiales o bengalas.

Igualmente, las fiestas de fin de año son bastante complejas, ¿con quién pasar?, ¿cómo armar el rompecabezas para que nadie se ofenda y se sienta excluido?, ¿qué regalar, para agasajar a nuestros seres queridos?

¿Cómo sentarnos a la mesa?, están los tuyos los míos y los nuestros, y tantos que no se ven tan sólo en esta noche y por compromiso.

¿Cómo hacer para que todos quepamos, para que alcancen las sillas, los vasos, los cubiertos?

¿Cómo hacer para no llegar tarde, luego de llamar y pasar previamente por un millón de lugares antes de llegar al lugar de la cena?

La comida otro tema en discusión, ¿qué hacer?, pues el estado del tiempo puede ser decisivo a la hora de pensar en una parrillada. Por otra parte, quienes tienen la posibilidad de un fondito o desahogo buscan el fresco de la noche, para abrir una mesa bajo las estrellas.

Es una noche en que se come muchísimo, bebe, y asimismo como tenemos incorporados los hábitos alimenticios europeos las calorías son por demás excesivas, lechón, cerdo, postres en los que las nueces, almendras, avellanas, turrones y pan dulces no faltan, olvidando que aquí no nieva. De este modo llegamos al fin de la noche con los botones a punto de estallar, y unas cuantas copas encima, pues el aperitivo nunca falta, la bebida en la comida tampoco, y el brindis infaltable a las doce.

Mis mejores deseos en esta Noche Buena, y Navidad, sean felices pues sólo se vive una vez.

Los invito a escuchar este cuento de Luis Landriscina que relata con mucho humor: la Noche Buena, la Navidad y las fiestas.