martes, 24 de marzo de 2015

DE BUENA FE

De cara sol, esperanzadas caminan, convencidas que la envida, el odio y el rencor, no encontrarán refugio ni guarida.

La traición suele atacar vilmente por la espalda, porque no tiene agallas de hacerlo de frente. Sin embargo, quien camina de buena fe, no hay daga que lo quebrante.

Las almas generosas, bondadosas hacen luz de las sombras, de la niebla un día luminoso y del mundo contaminado aire fresco y puro.

Andrea Calvete