lunes, 23 de marzo de 2020

¿QUÉ VENDRÁ DESPUÉS?

Respirar profundo cada día es la consigna, observar al cielo, mientras los minutos se plagan de preguntas las que en su mayoría no tienen respuesta. Entonces nos preguntamos: ¿Qué vendrá después?

El silencio invita a recostarnos en lo que fuimos, en lo que hemos andado, se mezclan los sueños, y aparecen todos aquellos seres que han tenido vital importancia en nuestros días. Sin embargo, por más que intentamos recordar otras situaciones similares, creo que es la primera vez que una gran parte del mundo se ha detenido a la espera de que algo cambie. ¿Qué vendrá después?

Seguramente hay un después que nos espera, pero no desea que nos apresuremos, porque con calma y sin prisa la vida se encausa.

Entre el aire perfumado de la tarde y el trinar de los pájaros que despiden el día se para la pregunta que nos tiene en vilo desde hace unos cuantos días: ¿Qué vendrá después?

Es una costumbre muy humana querernos anticipar para resolver, y tomar cartas en el asunto lo antes posible, pero aquí se trata de ir viendo día a día, “golpe a golpe, verso a verso”

Lo que vendrá después depende de nosotros de lo que hagamos con este tiempo de espera, de pausa, con lo que dejemos surgir. Posiblemente, ninguno de nosotros nos tocó hasta ahora vivir una situación así, por eso busquemos en lo más profundo de nuestro corazón la respuesta a esta pregunta que se materializará de la mejor manera porque parafraseando a Serrat “caminante no hay camino se hace camino al andar” 

Andrea Calvete