domingo, 22 de marzo de 2020

LOS VOCABLOS CAMBIAN SU SIGNIFICADO

Hoy los vocablos cambian su significado, las respuestas se esconden mientras la incertidumbre se impone en medio de un silencio donde las palabras suenan huecas. Y nos sentimos inseguros, indefensos, más pequeños que nunca.

En realidad, vivíamos rodeados de una seguridad prefabricada, realizada de manera que todo se ajustara a nuestras necesidades. Hoy al frenar el engranaje nos preguntamos: ¿Cómo sigue todo esto?...

Evidentemente, continúa, pero no cómo lo esperamos o imaginamos, se nos escapan de las manos las posibilidades, mientras comprendemos que nunca tuvimos nada seguro, porque “a seguro se lo llevaron preso”

Y cada uno desde nuestro lugar buscamos explicaciones, salidas, respuestas, y sin embargo, la conclusión más frecuente es que tenemos que tener mucha paciencia, virtud que no ejercitábamos desde hace mucho tiempo, y que nos permitirá entender que nada se logra rápidamente, o mejor dicho en los tiempos que estábamos acostumbrados hasta ahora a frecuentar.

A todo esto se unen las personas imprudentes que se creen omnipotentes y deciden ir en contra de lo que se pide para evitar una crisis aún mayor. Otros se lo han tomado como una vacación, y unos cuantos estamos en casa intentando hacer todo lo que se nos pide para que salgamos lo antes posible de esta situación rara, teñida de miedos e incertidumbre.

Vivimos un momento de pausa, de encontrarnos con nosotros mismos, con lo mejor y peor, sin embargo, está en cada uno de nosotros sacar lo que puede ayudar a mantenernos a flote y no lo que nos hunda. Dependerá de cada uno dejar de lado el egoísmo para sacar nuestra veta solidaria y fraterna.

Hoy los vocablos cambian su significado, las respuestas se esconden mientras la incertidumbre se impone en medio de un silencio donde las palabras suenan huecas. Y nos sentimos inseguros, indefensos, más pequeños que nunca.

Andrea Calvete