lunes, 30 de julio de 2018

CUANDO EL TRABAJO SE HACE INVISIBLE

Día a día miles de personas se esfuerzan tras conseguir su labor, por hacer su trabajo con autenticidad y esmero, con la camiseta puesta y el compromiso en la frente. Sin embargo su propósito pasa desapercibido.

Cuando esto sucede, es porque de alguna manera esa tarea se hace invisible porque todo sale a la perfección, por lo que su esfuerzo parece en vano. Pero no lo es, porque gracias a ellos todo funciona y rueda a las mil maravillas.

También se hacen invisibles los trabajos de quienes no pueden vivir de lo que aman, de lo que es su pasión, porque no es posible hacer de ellos su sustento de vida.

Hay tantas personas que parecen invisibles ante nuestros ojos, pero se pusieron a pensar ¿por qué sucede esto? En realidad, como son efectivos hacen que todo se encamine en forma espontanea y natural, por lo que pasan casi desapercibidos. Sin embargo, sin ellos el engranaje no funcionaría, las agujas del reloj se detendrían.

Es importante, detenernos a reconocer a cada una de esas personas que desde sus lugares se esfuerzan para que todo funcione y salga de la mejor manera, porque sus manos son las que posibilitan que todo funcione, con sus rostros llenos de energía hacen todo lo que está a su alcance y más, para que un país se mueva y que el mundo no se paralice.

En tal sentido, referido al trabajo invisible podría dedicar el programa entero a miles de profesiones y tareas, pero hoy me voy a dedicar a los compañeros operadores, que son los que hacen posible que un programa como este salga al aire. Sin ellos las radios no funcionarían.

Están allí en la cabina, pero su trabajo no es sencillo, son personas multifacéticas: atienden el teléfono, resuelven temas administrativos, ponen temas musicales, están atentos a que el sonido sea perfecto, a cubrirnos cuando hay un problema o error, son locutores, y también muchas veces conductores de programas… y muchísimo más.

Aunque la audiencia probablemente no tenga conciencia de esta labor porque, como señalaba al principio, su trabajo se torna invisible, hoy quisiera que se viera, que se aplaudiera, y se valorara, porque sin ellos nosotros desde aquí no podemos hacer nada.

Por otra parte, en ese trabajo invisible está la buena disposición y la buena cara por solucionar cualquier problema, desperfecto o contratiempo, y no importa si durmieron, descansaron o comieron, siempre vienen con lo mejor de sí, y eso es realmente muy valioso y digno de destacar y valorar.

Valorar es parte de respetar el trabajo de nuestros compañeros, porque es desde allí que se logra un resultado mancomunado, donde fluye una excelente energía en pro de lo que hacemos. Y también vamos generando vínculos que van más allá del trabajo, que tienen que ver con la fraternidad, con la amistad y el compañerismo.

Hoy alzo mi voz para resaltar el trabajo de nuestros compañeros operadores que, en sus múltiples tareas, colaboran para que un programa salga al aire, y por eso hoy me pareció importante en esta Vivencia reflexionar con todos ustedes.

Andrea Calvete