domingo, 29 de marzo de 2015

¿QUÉ CULPA TIENE EL TOMATE?

Desde tiempos inmemoriales se ha buscado un culpable, alguien para guillotinar, para hacer pagar, porque es más fácil buscar “la paja en el ojo ajeno”. Por otra parte, es necesario satisfacer el deseo de venganza.

La culpa es del otro, pocas veces mía, y si bien hay culpables de muchas situaciones, pasada la mayoría de edad es hora de hacerse cargo de lo que nos corresponde a cada uno, dejemos de deslindar responsabilidades.

La venganza es un sentimiento rastrero, oscuro, que envilece al que la practica, agria el corazón y todo sentimiento noble que pueda habitar en una persona, entonces de ¿qué vale al que la satisface?

La culpa es de esta sociedad de consumo que nos lleva a desquiciar, pero pregunto ¿quién se lo permite, quién compra todo lo que le venden, quién cree todo lo que anuncian las publicidades?, ¿ quién está dispuesto a comprar el último modelo de celular o computadora?

La culpa es de ella que no atendió bien a su marido, por eso él le fue infiel…¿ No habrá algún capítulo que se nos ha omitido? Además ¿qué significa atender bien, de qué estamos hablando?

La culpa es de él que la descuidó y la dejó muy sola, ella precisaba alguien que la contuviera la quisiera, la amara… las culpas son compartidas, ¿ nos preguntamos acaso por qué la dejó sola?

La culpa es de los padres… pero no toda la vida, llega un momento que como adultos debemos asumir errores y responsabilidades.

La culpa es de ella porque viste provocativa, porque se pinta mucho… basta, cada cual se viste y anda como quiere, no busquemos justificaciones a lo que no lo tiene.

La culpa es de ella o de él por ser homosexual… por favor inaceptable, no se pueden escuchar expresiones de este tipo , cada cual es libre de decidir su sexualidad.

La culpa de la violencia es de la sociedad en la que vivimos… pero pregunto ¿No vivimos en ella, no formamos parte de su costumbres, de su forma de comunicar, de enseñar, de formar una familia…? ¿De quién es la culpa?

Es muy sencillo juzgar las situaciones desde afuera, y buscar culpables, chivos expiatorios, de esta manera encontramos una solución para cada culpa, para cada sentimiento que nos inmoviliza y destruye, que posiblemente tuvo sus orígenes en algún rincón olvidado.

La culpa es un sentimiento arraigado desde los comienzos de la humanidad, exacerbado por algunas religiones en determinados momentos de la historia, y otras veces por la propia persona que no deja de cuestionarse y quiere encontrar respuestas, la forma de hacerlo hallando culpables. Eso le da tranquilidad y sosiego.

Al tirar piedras a otros, lapidar a alguien aparece un sosiego momentáneo, así es de controversial el ser humano. Pero, cuando la culpa pica no alcanza con encontrar culpables, es necesario buscar bien hondo para ver ¿por qué se ha instaurado allí ese sentimiento?

La culpa puede provenir de cualquier lugar o persona, basta con encontrar un blanco y allí apuntar para sentirse mejor.

La culpa es del tomate que está tranquilo en la mata creciendo al sol, y nos tienta para ser comido… explicaciones de este estilo son las que suelen aparecer a diario cuando culpamos a alguien.

Antes de buscar un culpable, tengamos la fortaleza de mirarnos a nosotros mismos, pero no con benevolencia o piedad, sino con rigor, con fortaleza, con los ojos cargados de sinceridad y humildad abiertos a ver aún lo que nos duele o hiere, de esa forma habremos dado un primer paso para deslindar culpables.

Andrea Calvete




sábado, 28 de marzo de 2015

NO HAY ROSAS SIN ESPINAS

Diferentes situaciones toman asiento a diario a nuestro lado, sin pedir permiso, ni decir buenos días, están allí para que los asumamos de la mejor manera.

Algunas veces rechazamos su compañía porque nos negamos a aceptar nuevos acontecimientos, por mil razones, por lo cierto es que no estamos dispuestos a que estén allí.

Asumir nuevas responsabilidades, desafíos, conlleva valentía, decisión y nada de titubeos.

Sin embargo, ¿qué hacer cuándo lo que debemos asumir no es lo que queremos, nos cae como una bomba del cielo? Aquí las cosas se complican porque no es sólo tener agallas de enfrentar algo nuevo, sino de aceptar lo que nos disgusta o desagrada.

Pero tragos amargos a todos nos tocan en la vida, el que diga que nunca bebió uno, falta a la “verdad”, es cuestión entonces de agarrarnos de aquellas “pequeñas cosas” que nos dan fuerza y luz para seguir adelante y no darnos por vencidos y apelar entonces al viejo proverbio chino que dice: “¿Si un problema no tiene solución, para que preocuparse. Y si la tiene para que preocuparse?”

Por más que nos preocupemos no solucionamos nada, actuemos en consecuencia a lo que nos aflige intentemos una salida, y de lo contrario asumamos los que nos toca vivir con dignidad, que es la única posibilidad en la que nuestra mirada puede sostenerse en alto.

Por otra parte, “no hay rosas sin espinas”, aún las situaciones de plenitud y dicha, en algún momento nos ocasionan dolor y sufrimiento.

En este camino, aprendemos a asumir, que a su vez conlleva a aceptar, que no significa resignarse o bajar los brazos, sino analizar con sentido crítico lo que nos sucede, para continuar el vuelo de la mejor manera.

Andrea Calvete

jueves, 26 de marzo de 2015

"NO PIDAS PERAS AL OLMO"

Escucha para entender, no para ser entendido.

Da porque te nace de adentro, no para recibir.

Ama con toda tu fuerza o como quieras, pero no esperes nada a cambio.

Busca la dicha, la plenitud en ti, en las cosas simples de la vida, en las que enciendan tu día.

Si te engañan, mienten, o culpan, no entres en el juego.

Eres el dueño de lo que te sucede, no permitas que otras personas tomen el timón de tu barco.

No culpes a la vida o a los demás de lo que no has logrado, mírate sin miedo al espejo, y verás que muchas veces has sido tu peor enemigo, te has cerrado puertas o has abierto las equivocadas.

Desnúdate y sincérate contigo mismo.

Prepárate y estate atento hay trenes que pasan una sola vez en la vida.

Sueña, siente, vibra… pero no te olvides de vivir aquí y ahora,  no fijes la vista en el pasado y en el futuro inminente, quizás desvíes la mirada y pierdas lo maravilloso del día a día.

Asume responsabilidades y limitaciones, son parte del camino y el buen proseguir.

Por más cascoteado que estés no dejes de creer en las personas que te rodean, siempre hay un alma bondadosa dispuesta a darte una mano y a quererte, como lo haces tú sin cuestionarte nada cuando ves a alguien que realmente te precisa.

Finalmente “no pidas peras al olmo”, porque vivirás tu vida engañado en la búsqueda de algo que jamás llegará, “árbol que nace torcido jamás su tronco endereza”. Sé realmente consciente de lo que esperas y puedes encontrar, para que suceda.

Andrea Calvete







miércoles, 25 de marzo de 2015

HACIA LA ESCURRIDIZA LIBERTAD

La humedad de la noche atrapó sin miramientos aquellos pensamientos que habían rondado hacía muchos días. Caminaban sigilosos con la esperanza de llegar en el mejor momento.

¿Pero habían llegado en el mejor momento? ¿Sabían acaso de tiempos o de esperas? ¿De lo que ocurría realmente?... Posiblemente no, sólo deseaban ser recibidos.

El oscuro cielo amenazaba con descargar una fuerte tormenta. Los relámpagos iluminaban, mientras la tristeza se instalaba cómoda para hacerle compañía. Pero, no la quería a su lado estaba hastiado de sus ojos lastimosos llenos de dolor.

En medio de su confusión, tomó su caballo blanco y comenzó a cabalgar hasta llegar a la orilla del mar, allí se perdió en la lejanía. Sintió entonces el yodo y la brisa marina como una suave caricia rumbo hacia la libertad que se escurría día a día.

Andrea Calvete

martes, 24 de marzo de 2015

DE BUENA FE

De cara al sol caminan esperanzadas, convencidas que la envidia, el odio y el rencor, no encontrarán refugio ni guarida.

La traición suele atacar vilmente por la espalda, porque no tiene agallas de hacerlo de frente. Sin embargo, a quien transita de buena fe, no hay daga que lo quebrante.

Las almas generosas, bondadosas hacen luz de las sombras, de la niebla un día luminoso y del mundo contaminado aire fresco y puro.

Andrea Calvete

domingo, 22 de marzo de 2015

LÁPIZ MÁGICO

Invadido de entusiasmo y alegría se enfrentó a la madera virgen, ya con el dibujo bocetado, comenzó a sentir el olor a madera quemada que lo embriagó y trasladó a otro tiempo. Ese aroma tan familiar y querido lo atrapó como un hechizo de luna.

Pirograbar es sencillamente fabuloso, un pequeño lápiz eléctrico comienza a tallar la madera y se genera una danza mística, en la que fluye algo que viene muy de adentro, que sorprende y a su vez fascina.

Piero ponía mucha pasión a todo lo que hacía, así pasaba largas horas absorto en otra dimensión inexplicable, que sólo el que se abstrae sabe lo que se siente.

Así junto con su gran compañero el mate, fue pasando la tarde y llegó la noche, la obra aún no estaba terminada, pero su cuarto había quedado invadido por delicioso aroma a madera quemada por ese lápiz mágico. Rastros de creatividad flotaron en aire dejando las puertas abiertas para que el talento fluyera.

Andrea Calvete





sábado, 21 de marzo de 2015

RENACER OTOÑAL

El crujir de la pinocha fue una suave compañía cargada de un exquisito aire otoñal. El trinar de algún pájaro le permitió volar hacia las nubes en busca de la llave mágica.

Soñada y anhelada, esta llave se presentaba sólo en sueños. Siguió su camino sin rumbo, sin destino, perdido entre los inmensos pinos que perfumaban el bosque.

Se dejó llevar por sus sentidos, y borró todo lo que le molestaba y afligía. Llegó a un lugar a donde nadie antes había llegado, en el que reinaba el silencio y la tranquilidad, donde las notas musicales se convertían en cristales de agua, los rayos de sol en suaves caricias, y el aire parecía propagar delicados perfumes que embriagaban el alma.

Allí flotó durante horas, hasta que comenzó a sentir que volaba, era libre se había despojado de preconceptos, de mochilas absurdas, de miedos, angustias y desengaños.

Un gran abrazo de contención, cargado de ternura lo hizo sentir protegido. Entonces los colores grises y opacos se transformaron en una fiesta olvidada por su retina. A su vez recordó que había amado y que era una de las sensaciones más gratas de la vida, lo que aceleró rápidamente sus latidos.

Con el rostro radiante, invadido de jovialidad y alegría regresó silbando una melodía que hacía muchos años no entonaba, pero lo hacía sentir plenamente vivo.

Andrea Calvete

domingo, 15 de marzo de 2015

EN OTRA DIMENSIÓN

Bastó una mirada para comprender que ya no era la misma, lejos había quedado aquel ser que había conocido, sentía que ahora vivía en otra dimensión, por momentos lejana y ausente, y en otros presente pero a su manera.

Trascender dimensiones requiere de mucha sabiduría, implica ponerse en la piel del otro para comprenderlo, mientras se hacen malabarismos para que el corazón no se desgarre pedazo a pedazo.

El constante devenir algunas veces no acompasa los cambios radicales que se presentan producto de dolencias para las que difícilmente se está preparado.

Pero, ¿por qué no estaba preparado, si vivía constantemente situaciones diversas, diferentes? Posiblemente, el apego lo inducía a aferrarse a lo que fue pero ya no lo es. Aceptar el cambio permanente conlleva desapego, concepto básico para continuar sin que la plancha del dolor aplaste duramente.

Respiró profundo y entonces con los ojos llenos de humedad intentó entrar en esa dimensión totalmente desconocida, de la que ahora en más sería participe día a día.

Andrea Calvete

lunes, 9 de marzo de 2015

CRISANTEMOS MORADOS

Reina de las flores de otoño, lleva consigo siglos de crianza y cultivo de los japoneses, nobles y coloridas. Hoy llegan con un toque nostálgico, algo resquebrajados, como marchitos por el sol que les da vida.

Despiertan esa sensación de desesperación y angustia ¿Será su simplicidad y perfección la que invita a sumergirse muy hondo?... Quizás, tal vez…

Se resquebrajan pétalo a pétalo, inspiración tras inspiración, perdidos en los tristes ojos de la noche, sin destello de luna.

A pesar de su amplia gama de colores parecen todos unificarse en el color morado, no llegan a tener la alegría y la pasión del rojo, quedan allí a medio camino, cansinos.

Dejos de tristeza cargan los crisantemos como lágrimas que caen desde lo más profundo, para acariciar un dolor punzante e intenso.

Andrea Calvete


jueves, 5 de marzo de 2015

SILENCIO

Bendigo tu tiempo, 
tu templanza es oro. 
Tus ojos muy quietos 
acunan descalzos,
 tu sabiduría, 
tu humilde vocablo.

Brotan pensamientos,
profundos e intensos. 
Tu inmensa paciencia 
lo ilumina todo.

Meditas y esperas ,
al justo momento. 
Alojas contigo 
la llave maestra ,
tras la que se corre 
una vida entera.

Andrea Calvete





NOBLE CUORE

Palpita con ritmo,
cabalga a su tiempo,
vibra con su estilo,
se quiebra y renace.

Noble compañero
a quien sabe escucharle,
desata pasiones,
despierta debates.

Transcurre en la nieve
o en el fuego que arde.
Sostiene ilusiones,
sobrepasa el aire.

Mantiene el insomnio
de quien jura amarle.
Traspasa fronteras,
conquista talantes.

Resiste con fuerza,
la vida le invade.
Sabe de amarguras
de horas imborrables,
por eso aún cansado
siempre late y late.

Corazón de hierro
de rosa o diamante,
palpita y se agita
pase lo que pase.

Andrea Calvete

miércoles, 4 de marzo de 2015

PEDIR, BUSCAR Y LLAMAR

Un exquisito aroma a café llegó para instalarse, e invitó a una charla fraterna, sincera en la que pudieran aflorar todo lo que estaba allí guardado, oprimido, esperando a ser rescatado por alguien, quizás por ese cálido café.

Se había cerrado en su propia caparazón, lejos de todo. Le habían apuñalado por la espalda, dado vuelta la cara. En su dolor, la traición y el desengaño le quitaban el fulgor de su mirada.

Comenzaron a tomar el café y lo saborearon lentamente. El diálogo tardó en llegar, el silencio fue la antesala para que todo fluyera en forma natural y sencilla.

Las palabras llegaron lentamente encandiladas por el aroma del café que finamente fue calando en la memoria. De allí surgieron gratos recuerdos, no todo era tan amargo, algunos sucesos olvidados congratulaban el alma.

Y la memoria es prodigiosa y cuando menos lo pensamos aparecen destellos, entre ellos surgieron una palabras de la Biblia que decían : “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá”, porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abre.

Este café, se lo debía hacía mucho tiempo, pero el tiempo era lo único que no tenía. Al hacerle un lugar, pudo seguir su camino, renovar la fe y la esperanza que habían sido resquebrajadas en una larga y difusa lejanía.

Andrea Calvete




lunes, 2 de marzo de 2015

VISITA INESPERADA

Cual una daga cortó el aire con su entrada solemne, un silencio casi sepulcral acalló a los presentes. Su mirada transparente y sincera atrajo inmediatamente aún a aquellos que ya no creían en su existencia.

Casi sin gesticular, miró uno a uno a quienes se atrevieron a mantener la mirada, una prueba difícil de sortear, pero quienes lograron sostenerla se reunieron con ella en la habitación contigua.

Pasaron sin decir una palabra, la luz penetraba en abundancia y el sol brillaba como pocas veces. Se sentaron alrededor de la mesa y esperaron que aquel ser enigmático, pero atractivo comenzara a hablar.

La ansiedad los carcomía, pero sin embargo eran conscientes que tenía algo muy importante para decir. Y entonces sin más preámbulos dijo: “Sé que creen que me he perdido con el paso del tiempo, de la tecnología y los años, pero se equivocan, estoy aquí de pie para quien dignamente desee acompañarme, y se atreva a cumplir con lo que promete”.

Las miradas se tornaron perplejas y confusas, entonces dijo: “No teman, ningún hombre honesto teme ni a la luz ni a la oscuridad, podrán equivocarse, caer y empezar nuevamente, pero si pueden sostener las miradas de sus semejantes podrán caminar tranquilos”. Dichas estas palabras, la Honestidad se esfumó en un suspiro. Todos quedaron invadidos por una inmensa paz.

Andrea Calvete