Escuchá el podcast en Spotify

CARPE DIEM


Aprovecha el momento, vive el instante, inspira profundo, exhala… Cada minuto puede ser maravilloso. Está en cada uno descubrir ese universo de posibilidades, sentir intensamente como si fuera a ser el último, y así dejar fluir lo más profundo.

Algunas veces dejamos escapar los momentos porque alguien interfiere en nuestro camino y nos desalentamos, es como si una piedra nos detuviera. No podemos permitir que ciertas personas o acontecimientos nos quiten la alegría de vivir, pues cada día es nuestra oportunidad de dar un giro o vuelta de rosca a lo que nos sucede.

Otras veces cansados de fracasos y desencuentros, derrotados y abatidos dejamos de soñar, de alimentar ese paraíso frondoso del que bebe nuestro ser más profundo para oxigenarse tomado de la mano de la esperanza.

Si bien el silencio suele ser un gran aliado, también puede ser el peor error. Cuando se convierte en cómplice o culpable más vale hablar que callar, defender el derecho de expresarnos y ser.

Solemos abarrotarnos de problemas, nos quedamos sin tiempo, olvidando disfrutar el día a día, porque pensamos que mañana será mejor, quizás… Aunque es importante para forjar ese quizás empezar aquí y ahora, el permanecer estáticos no acompasa el devenir de la vida que transcurre sin detenerse. Así que bailemos con ella, hagámosle compañía, habrá danzas más suaves, otras más agitadas… pero lo importante es no dejar de descubrir el mejor movimiento en ese danzar continuo y liberar la mente

No dejes que termine el día sin haber aprendido algo nuevo, sin haber sido un poco más feliz. No permitas que la mediocridad toque a tu puerta, llegará llena de miedo, resentimiento y sentimientos que no son buenos compañeros.

Aprende de quienes te puedan enseñar, porque como eternos aprendices continuaremos en esa búsqueda hasta el último suspiro.

Aprovecha el momento, vive el instante, inspira profundo, exhala… Cada minuto puede ser maravilloso. Está en cada uno descubrir ese universo de posibilidades, sentir intensamente como si fuera a ser el último, y así dejar fluir lo más profundo.

Andrea Calvete

Entradas más populares de este blog

NO SE BRILLA SIN OSCURIDAD

PACIENCIA: ÁRBOL DE RAÍZ AMARGA PERO DE FRUTOS MUY DULCES

EL TALENTO SE EDUCA EN LA CALMA Y EL CARÁCTER EN LA TEMPESTAD