sábado, 25 de mayo de 2019

TODO COMENZÓ CON UN BESO

Todo comenzó con un beso, mientras bailaban un tema lento. Un bálsamo para nuestros sentidos, vehículo para nuestras emociones, testigo de nuestros sentimientos más profundos, así la música ha sido un punto de partida para tomar contacto con el fluir de dos personas que han decido encontrarse. Los temas lentos testigos silencios de suspiros, contactos secretos ,encuentros maravillosos y de besos.

Para encontrarse hay que detenerse, mirarse, hacer esa pausa en la que decidimos establecer ese comienzo, ese descubrimiento. ¡Qué vehículo más enriquecedor que es la música para poder acompasar ese instante de encuentro! Los sentimientos y emociones surgen al ritmo y al compás de la música, que acompasa nuestro vibrar.

Generalmente, los comienzos de una relación suelen ser maravillosos, pero no necesariamente el hecho de bailar un tema lento con una persona tiene esa intencionalidad, puede ser simplemente el disfrutar de ese momento, de fluir al son de la música, en unos instantes en los que nos permitimos ser y estar desconectados de problemas o interferencias.

Las lentas un clásico que muchos recordaran con cariño, generalmente cuando se ponía la primera lenta las pistas de discotecas, bailes o boliches se llenaban, porque todos enseguida buscaban a esa pareja con la que estaban ansiosos por tomar contacto. Con el correr del tiempo se ha perdido esa costumbre, por diferentes motivos: ha cambiado la música, la forma de comunicarse, los ritmos de moda, y también a todo esto debemos agregar el consumo de ciertas sustancias que ha influenciado como desinhibitorio de las relaciones humanas.

Pero más allá de que ya no sean el hit de la moda, creo que siguen vigentes porque no hay pareja que se pueda resistir ante un buen tema lento para dejarse fluir por la armoniosa melodía para disfrutar de ese momento mágico que cada cual podrá descubrir a su ritmo y tiempo.

It stared with the kiss- Todo comenzó con un beso- un tema de la banda británica Hot Chocolate, que se remitía a una historia de amor que había comenzado con un beso en la última fila del salón de clases cuando eran apenas unos niños, un hit en la época de las canciones lentas.

Todo comenzó con un beso, mientras bailaban un tema lento. Un bálsamo para nuestros sentidos, vehículo para nuestras emociones, testigo de nuestros sentimientos más profundos, así la música ha sido un punto de partida para tomar contacto con el fluir de dos personas que han decido encontrarse. Los temas lentos testigos silencios de suspiros, contactos secretos, encuentros maravillosos y de besos.

Andrea Calvete