jueves, 10 de marzo de 2011

URUGUAY: UN PAÍS PRIVILEGIADO


Por Andrea Calvete

Al hallarnos en el medio de la placa tectónica Sul Americana no nos vemos afectados por sismos, volcanes, tsunamis, terremotos o cualquier tipo de desastres naturales de entidad.

Según Mario Benedetti "un pesimista es un optimista bien informado", por eso si nos queremos poner pesimistas, primero convengamos en que vivimos en lugar privilegiado en el Mundo.

Las placas tectónicas son bloques rígidos de la superficie terrestre (litosfera) que flotan sobre el manto terrestre fluido (astenósfera), cuyo grosor oscila entre los 15 y 240 kilómetros.

La  teoría de las placas tectónicas  explica la estructura y dinámica de la superficie terrestre,  describe el movimiento de las placas, sus direcciones e interacciones. En los bordes de las placas, por encontrarse en movimiento, chocan entre sí y allí se concentra actividad la sísmica y volcánica, como en el caso del cinturón de fuego del Pacífico.

Nuestro país, al verse ubicado en el medio de una placa tectónica no está expuesto a estos desastres que se producen en distintas partes del mundo.

Asimismo, nos vemos favorecidos por un clima benévolo, con inviernos y veranos tolerables, no como en otros lugares donde se ven afectados por temperaturas extremas. Un lugar con diversidad de paisajes, un país que da al Océano Atlántico y al Río de la Plata, con importantes puertos que nos comunican con todo el mundo, y que son entrada y salida de América del Sur. Sin olvidar al Río Uruguay pasaje final de la Hidrovía, eje de comunicación fluvial  continental.

La Hidrovía Paraguay-Paraná con finalización en el puerto de Nueva Palmira de Uruguay cuenta con una extensión de 3.442 km, que se pueden recorrer en diez días, convirtiéndose en la primera salida del continente sudamericano.

Por otra parte, estamos ubicados sobre un importante sistema acuífero de la región, cuando el agua se ha convertido en uno de los tesoros más preciados. Contamos con los paisajes más diversos, sierras cargadas de energía debajo de las cuales se encuentran las vetas de cuarzo más importantes del país. Los cuarzos son piedras que poseen importantes propiedades energéticas por su brillo y composición, pues están conformados por piezoeléctricas.

Tampoco nos podemos olvidar de nuestras hermosas playas, aguas termales, campos donde se producen excelentes carnes, legumbres, productos lácteos y vinos.

Hasta aquí, he hablado desde el punto de vista meramente geográfico y de las virtudes que nos ha regalado la naturaleza, pero también debo destacar que Uruguay es un país donde se respeta la libertad de expresión, donde se pretende erradicar todo tipo de discriminación,  se respetan los derechos y obligaciones de todos los individuos, pues vivir en Democracia, no es la simple garantía de que estos puntos se cumplan indiscutiblemente. Vivimos en un país que desde hace dos gobiernos se brega por la construcción de un “País de Primera”, que aunque es un gran desafío puesto al hombro, ya se han comenzado a ver los primeros resultados.

Atahualpa Yupanqui, sostiene: “Qué bello nombre es tu nombre, Uruguay. Nombre para la fruta jugosa de la Patria. Alto nombre apretado de fuerza y de pureza como la luz y el aire que posa entre los árboles. ¡Qué bello nombre es tu nombre, Uruguay!”

Por su parte, el cantautor argentino, León Gieco expresa: “El Uruguay, como país chiquito, lo concentra todo y tiene algo así como una especie de magia. Es más natural, tiene ‘la sal y pimienta’, que se manifiestan en su arte”.

Quizás nos quede mucho por cambiar, en distintos temas concernientes a la educación, salud, seguridad ciudadana, modernización del Estado… y muchos  más, pero tengamos por seguro que frente a desastres como los ocurridos en Japón, Chile, Haití y tantos otros lugares del mundo, nuestro “paisito” es un lugar privilegiado desde el punto de vista geográfico y por su gente que es de buena madera, y aquí o allá siempre salen adelante con tesón y muchas ganas de superarse, pues el uruguayo le cuesta mucho llegar, pero es perseverante y no se doblega fácilmente, siempre lucha por llegar a su meta.