Escuchá el podcast en Spotify

TIEMPO DE COMPLACERNOS


No sabemos cómo pero aquí estamos parados en julio, en la mitad de un año que se escapa y pretende finalizar lo antes posible. Y uno se pregunta tantas cosas, y mira hacia atrás y piensa: ¿qué hice?, ¿cuánto me queda por hacer?, ¿he dedicado tiempo a lo que deseo?, ¿cómo seguirá este año? ... Preguntas que nos llevan a acercarnos a quiénes somos y qué estamos haciendo por estar bien con nosotros mismos.

El autocomplacerse suena hedonista, egoísta, pretencioso, complaciente, podríamos continuar añadiendo palabras a esta lista… pero en realidad se trata de encontrar ese espacio para uno, para hacer lo que siempre quisimos y nos animamos, lo que nos hace sentir bien, esos minutos para estar mejor con nosotros mismos y así también con los demás. Cuando hablamos de autocomplacernos intento bucear con ustedes en lo que concierne a nuestros pensamientos, palabras y acciones, en ese interior profundo que existe en cada uno de nosotros.

Estar bien con uno mismo no es tarea menor, requiere paciencia, búsqueda personal, tomarse ese cafecito con uno mismo y sincerarse, no hacerse trampa al solitario y confesarse lo que uno realmente quiere, dejando de lado las postergaciones, los miedos, el que dirán, y pensando en uno, sin culpas, sin temores, queriéndonos de verdad.

Las obligaciones del diario vivir nos llevan a pensar en el trabajo, la familia, la economía, la salud, los problemas por resolver, y cuando queremos acordar no nos hicimos un lugarcito para nosotros mismos. Algunas personas pasan la vida entera sin reconciliarse con su yo interior, negándole un sitio en esta vida, y es así como parecen andar peleados con los días.

Es momento de pensar lo que deseamos y queremos, poner manos a la obra, con una mano puesta en el corazón que es quien verdaderamente nos guiará. Quizás sea momento de empezar aquel libro que nunca leímos, cambiar ese rinconcito de la casa, incorporar algo que siempre quisimos hacer por no nos animamos, plantar un árbol, escribir un libro, pintar, cambiar nuestro look, nuestras prioridades … posibilidades sobran lo importante es decidirnos.

Una vez decididos, tener en cuenta un viejo proverbio que dice: “Jamás cambies lo que más quieres en la vida por lo que más deseas en el momento, porque los momentos pasan, pero la vida sigue”

Andrea Calvete  

 

 

Entradas más populares de este blog

PACIENCIA: ÁRBOL DE RAÍZ AMARGA PERO DE FRUTOS MUY DULCES

NO SE BRILLA SIN OSCURIDAD

“NINGUNA PERSONA MERECE TUS LÁGRIMAS, Y QUIEN LAS MEREZCA NO TE HARÁ LLORAR”