lunes, 5 de octubre de 2020

SIEMPRE HABRÁ POESÍA


Somos motivo e inspiración, necesidad y llama, luz y encuentro, así nos movemos de un lado a otro, por momentos como poetas, y otras como inspiración de ese poema que se escribe día a día.

La poesía concebida como parte de la vida misma, en su exquisita existencia se remonta a la noche de los tiempos.

El poeta con su pluma en mano busca la rima perfecta, el ritmo continuo para que su poesía sea música para quien la lee, inspiración a quien lo escucha e ilusión para quien descubre en esas líneas el misterio oculto.

No siempre es posible ser los ejecutores de ese poema en el que los vocablos toman vida, y los sentimientos se descalzan como si entraran a un templo. Otras veces inspiramos al poeta para que se salga a la luz el arte escondido en la maravilla de la vida. Que más da si lo escribimos o lo inspiramos, porque como supo decir Béquer “que podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía”.

Andrea Calvete