sábado, 13 de noviembre de 2010

NO ES JUSTO


Por Andrea Calvete

¿Por qué unos son tan afortunados y otros no lo son tanto? El lugar donde nacemos ha de marcar en gran parte nuestro futuro, nuestras posibilidades y expectativas. Quién nazca en Haití, o en un rincón del África, quizás vean la miseria, el hambre y la desgracia como posibles estigmas en sus vidas.

Sin embargo, quien tenga la suerte de nacer en Suiza, Alemania o Inglaterra las posibilidades futuras sean otras, la educación, el nivel y calidad de vida, permitirán al individuo desarrollarse en plenitud.

Pero, ¿qué culpa tienen quienes han nacido en lugares donde reina el hambre, la desolación, la miseria, las condiciones insalubres, las guerras, mas  todos deberíamos tener las mismas posibilidades ante la vida,  pero no es así, nunca lo fue.

En nuestro país, no correrá la misma fortuna quien nazca en un ranchito de lata, y tenga que salir a mendigar, que el nazca en un barrio de clase media, lamentablemente el lugar donde nacemos nos condiciona muchísimo en lo que será nuestra vida.

Desde luego, que el esfuerzo personal y las ganas de superarse serán fundamentales a la hora de salir adelante,  aunque muchas veces estos por si solos no logran ser suficientes para que el individuo levante cabeza.

Si bien la educación juega un papel primordial en cualquier parte del mundo, es una de las herramientas más poderosas que tiene el ser humano a la hora de abrirse camino, existe una correlación directa entre niveles de pobreza muy bajos y altos niveles de analfabetismo.

Un amigo, cuando me cuestiono este tipo de temas, me consuela diciendo: “Andrea, para ellos la vida es así, están resignados a vivir en la miseria, en la pobreza, nunca han visto otra cosa”, pero aunque así fuera, no es justo que unos tengamos tanto y otros tan poco. El hecho de conozcan otra vida, otras realidades no significan que merezcan vivir con absoluta carencia de todo, de poder cubrir las necesidades básicas y dignas de todo ser humano.

No es justo, aquí ni en ninguna parte del mundo: en español, en inglés, en italiano, en francés, en portugués, en alemán o en gallego.

No es justo, que una persona tenga que comer de la basura, que no tenga un techo, abrigo, alimentos o agua potable.

It´s not fair, que vivan y duerman en la calle, que en sus rostros no se pueda distinguir una sonrisa de un signo de dolor.

Non è giusto, que las guerras, los desastres naturales azoten sus vidas en forma continua, no permitiéndoles ver más que un futuro oscuro, sin posibilidades.

Il n'est pas juste, que vivan en la miseria, entre la basura, la enfermedad y  el dolor.

Não é justo, que estén marcados a sufrir, que no tengan posibilidades de elegir su destino.

Das ist nicht fair, que no puedan aprender a leer y escribir, que no tengan acceso a la información.

Iso non é xusto, que mientras unos tenemos tanto otros tengan tan poco, mientras se gastan millones y millones en la carrera armamentista.

Afortunadamente, son cada vez más: los gobiernos, las sociedades, las corpaciones, las personas que se solidarizan con quienes  tienen menos, con quienes todo lo han perdido, pues todavía quedan personas dispuestas a luchar, y a no resignarse a que las cosas están así. La indiferencia es la peor actitud que podemos tomar cuando un problema supera nuestras posibilidades, ya que siempre habrá algo en lo que podamos colaborar o ayudar.

Por su puesto, desde lo individual se puede hacer mucho, pero es necesario apelar a lo colectivo de modo de unirse para que esta batalla contra la inequidad e injusticia que padecen millones de seres humanos se logre mitigar.