Escuchá el podcast en Spotify

BALANCE CON UNO MISMO



Al terminar el año la mayoría de las personas solemos hacer un balance del año vivido y nos enfrentamos a un gran espejo donde vemos reflejada nuestra figura en el correr de esos doce meses. Sin embargo, hoy la propuesta es diferente, pondremos lo mejor en ese balance para despedir al año y dar paso al 2023.

Hoy no se trata de hacer equilibrio y poner lo bueno y lo malo para que la balanza quede equilibrada, si no poner lo que nos haga sentir bien con nosotros y con los demás.

Un gran desafío es aceptar nuestras sombras, enterrar los miedos y afrontar los errores, para dar paso a lo mejor de nosotros, porque en algún rincón existe un motivo para alegrarnos, para iluminar el rostro cansado, o el corazón abatido.

Posiblemente si cerramos los ojos y escuchamos a nuestro niño interior, quizás ya dormido u olvidado, entonces volvamos a entusiasmarnos, y podamos encender a la ilusión.

Del mismo modo, si nos abrimos a sentir, a ver y a descubrir, no muy lejos nos sorprendamos gratamente con una situación o persona que no esperábamos apareciera. También es cuestión de creer en las posibilidades y abrirse a ellas.

Y a esta altura del año surgen los cuestionamientos, problemas por resolver, generando enojo y frustración. Pero cuando esto suceda respiremos hondo, bien profundo liberemos todo lo que nos angustia y preocupa para dar paso a la calma, a la serenidad, perdámonos en un cielo estrellado, o en el mar que suele dar tanta paz.

El nuevo año debe alentar la esperanza, porque la vida continúa y queda mucho por hacer, por dar y por vivir. La vida es continuo devenir, el pasado ya fue, el futuro es incierto, por eso es importante vivir con intensidad el momento presente, sin darse por vencido, y como dice don Mario Benedetti "no te rindas, aún estás a tiempo, de alcanzar y comenzar de nuevo", pues "aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento".

Andrea Calvete  

 


 

Entradas más populares de este blog

PACIENCIA: ÁRBOL DE RAÍZ AMARGA PERO DE FRUTOS MUY DULCES

NO SE BRILLA SIN OSCURIDAD

“NINGUNA PERSONA MERECE TUS LÁGRIMAS, Y QUIEN LAS MEREZCA NO TE HARÁ LLORAR”