Escuchá el podcast en Spotify

¿QUIÉN FUE?


Una pregunta muy frecuente que establecemos cuando queremos saber quién ha sido el responsable de determinada situación. Dentro de este cuestionamiento salimos a la búsqueda de alguien que diga me hago cargo de lo que sucede. Así aparecen las caras de yo no fui, una cara muy particular llena de dulzura y cierta complicidad , la que nos desarma y nos deja con menos argumentos para el diálogo.

Los ojos brillan para dar respuesta, las pupilas se dilatan, y los iris relampaguean como forma de expresarse. Ante el enojo con la que fue emitida la pregunta, no hay muchos candidatos que quieran hacerse responsable. Quienes tienen mascotas sabrán de lo que hablo al preguntar quién fue , el primer responsable es el que baja más las orejas y guarda su rabito lo más abajo posible. Así solo con esa mirada que pide perdón uno no sabe ya más que hacer, y piensa para la próxima va a aprender.

Los niños pequeños al igual que las mascotas con toda su inocencia a flor de piel, son los más trasparentes a la hora de dar respuesta a esta pregunta, con espontaneidad y cierto temor intentan enfrentar la situación, aunque muchas veces la primera actitud es esquivar la respuesta, entonces se hacen los distraídos, cansados o desentendidos.

Dice un viejo refrán que una mirada puede más que mil palabras, y en este caso es más que bienvenido, porque esa mirada está cargada de múltiples sentimientos, y ante todo de reconocer que se han equivocado. Noble acto que muchas veces al crecer olvidamos con frecuencia.

A la pregunta de quien fue han aparecido los responsables arrepentidos, y con el corazón lleno de amor nos han inundado de afecto, y ha quedado subsanada la situación que ha provocado esta búsqueda en la que nos hemos comunicado con todos los sentidos abiertos al entendimiento.

Andrea Calvete

Entradas más populares de este blog

NO SE BRILLA SIN OSCURIDAD

PACIENCIA: ÁRBOL DE RAÍZ AMARGA PERO DE FRUTOS MUY DULCES

EL TALENTO SE EDUCA EN LA CALMA Y EL CARÁCTER EN LA TEMPESTAD