Escuchá el podcast en Spotify

DE LA MANO DEL TIEMPO


En el camino de la vida si vamos tomados de la mano del tiempo, llegaremos al destino adecuado, en el momento preciso y sin perder la calma. Si nos soltamos corremos el riesgo de vivir a nuestro ritmo y con nuestras exigencias perdiendo de vista que el tiempo es un gran aliado para comprender y acompasar la vida.

Día a día nos enfrentamos a un sinfín de situaciones algunas las resolvemos, otras no, pero en definitiva las que pesan son las que no llegamos a entender, éstas son las que nos preocupan y llegan a desvelarnos. El tiempo es un gran aliado a la hora de dar sentido a lo que no es comprensible.

El ser humano como ser racional intenta entender, razonar, y para ello se vale de la inteligencia y la razón, sin embargo, en esta tarea los sentimientos suelen interponerse en el camino, momento en el corazón decide pensar.

No todo es comprensible de buenas a primeras, por momentos nos lleva días, meses o años, porque se trata de abrirnos a esa búsqueda en la que no sólo pretendemos comprender a los demás, sino también a nosotros mismos. Cuán difícil es poder entender a otra persona cuando por momentos no sabemos dónde estamos parados.

En la vida hay señales que van marcando el rumbo, pero enceguecidos no las vemos, hacemos caso omiso. Esa ceguera muchas veces tiene que ver con no querer decepcionarnos, o con no asumir una desilusión o fracaso, o simplemente con poner mal nuestras expectativas. Aunque a la larga no se tapa el sol con un dedo.

A veces aquello que no podemos entender empieza a tener sentido con el paso del tiempo. Es así que comprendemos por qué una persona cambió su actitud con nosotros, o por qué cambiamos nosotros con ella, es así que descubrimos que toda acción tiene una consecuencia. Sin embargo, algunas por ser ínfimas van pasando desapercibidas, y cuando entendemos su efecto parece que una avalancha nos pasó por arriba.

En el camino de la vida si vamos tomados de la mano del tiempo, llegaremos al destino adecuado, en el momento preciso y sin perder la calma. Si nos soltamos corremos el riesgo de vivir a nuestro ritmo y con nuestras exigencias perdiendo de vista que el tiempo es un gran aliado para comprender y acompasar la vida.

Andrea Calvete

Entradas más populares de este blog

NO SE BRILLA SIN OSCURIDAD

PACIENCIA: ÁRBOL DE RAÍZ AMARGA PERO DE FRUTOS MUY DULCES

EL TALENTO SE EDUCA EN LA CALMA Y EL CARÁCTER EN LA TEMPESTAD