Escuchá el podcast en Spotify

TONOS OCRES



Tonos ocres, naranjas y rojizos

tiñeron el atardecer,

cargado de magia y encanto.

La paz atravesó el aire,

se detuvo un instante el Planeta.


Ese fugaz momento alcanzó para calar hondo,

para apaciguar el espíritu,

para beber de la tranquilidad del atardecer,

lleno de misterio y encanto.


El sol casi oculto se despidió

con un guiño y una caricia suave

para el alma y el cuerpo lleno de vida.


Así con movimientos lentos y certeros,

se dio paso a la luna y a las estrellas,

que ansiosas y palpitantes,

esperaban instalarse en el firmamento.

Andrea Calvete

Entradas más populares de este blog

NO SE BRILLA SIN OSCURIDAD

PACIENCIA: ÁRBOL DE RAÍZ AMARGA PERO DE FRUTOS MUY DULCES

EL TALENTO SE EDUCA EN LA CALMA Y EL CARÁCTER EN LA TEMPESTAD