domingo, 26 de julio de 2020

EL ARTE DEL OLVIDO

Pasar por el tamiz del olvido nos lleva a viajar por las sendas de los desafíos, por los rincones oscuros de las palabras filosas, por los baúles sellados por los recuerdos deshabitados. Quizás sea una utopía, o el más sanador de los momentos.

El olvido se mezcla de aromas agrios y dulces, de las esperas exacerbadas por la impotencia, de los desgarros producidos por los puñales clavados por la espalda, o por la traición que se simula detrás de una sonrisa benévola.

Las caricias veloces, los besos perdidos, el pulso del latido detenido, el rumor de las hojas de los árboles que se paran desde aquella ventana lejana, casi inalcanzable. Nos acercamos, pero se aleja con despiadado ímpetu, con la destreza del que se escabulle camuflado por el paisaje.

De soslayo el desconcierto mira a su alrededor, detiene su marcha e intenta olvidar lo que le atemoriza y a su vez engaña.

Los minutos se zambullen en segundos, en instantes, mientras las horas confluyen en el río de los días y años, que desembocan en el océano de los sentimientos, en las lágrimas del amor y en el tesoro de la gratitud que se dibuja en la sinceridad.

El perdón se para iluminar al olvido, para allanar el camino, mientras algunos episodios se vuelven inolvidables y no son susceptibles de este sustantivo, pasan por la asimilación y comprensión, por el duelo y la aceptación.

Cada momento se transforma, late y vibra en una extraña fusión, en la que todo se hace uno y uno se hace todo, ambivalencia extraña de la que olvido se nutre, mientras sus raíces crecen en el aprendizaje del error, y se levanta con la mano compasiva de quien le quiere con el corazón.

Todo lo olvidado, está aquí y allá, habita en esas posibilidades infinitas de ser y volar, de crecer, de expandirnos en ese constante devenir en el que tú y yo habitamos, y en el que perduraremos más allá de los posibles, en una dimensión en la que transmutar es parte del conocimiento y la sabiduría.

Andrea Calvete