jueves, 27 de diciembre de 2018

EL 2018 SE DESPIDE Y SE VA

Hace pocos días una señora indignada ha tocado a su puerta y le ha recriminado que ha sido un año terrible, que ha perdido el trabajo, que ha enfermado, que no ha tenido tregua. El año 2018 la ha escuchado atento y preocupado le ha contestado: “¡Cuánto lo siento!, mi intención no ha sido hacerte sufrir, creo que de todo esto debes fortalecerte y no debilitarte, si mal no recuerdo has pasado por años peores y los has superado, eres una mujer resilente nadie va a poder contigo y menos yo, un año que te he te ha puesto piedras en el camino. Si no me falla la memoria has tenido años de dicha en tu vida trata de volver a ellos para recobrar la energía que hoy te hace falta y sigue el camino lo mejor está por venir”. La mujer con los ojos llenos de lágrimas lo abrazó y lo besó, le dio las gracias y lo dejó marchar sin rencor en su corazón.

Cuenta el 2018 que ha sido invitado a nacimientos, recibimientos, festejos de todo tipo: cumpleaños, parejas que se forman, amigos que se encuentran. Pero también ha transitado por momentos difíciles, partidas de seres queridos, rupturas de parejas y familias, perdidas de trabajo, enfermedades, guerras, desastres geográficos y tantas dolencias. No todo ha sido color de rosa, porque como la vida misma el año ha tenido que caminar por baldosas blancas y negras, y desde los grises ha logrado luego llegar a encontrar la armonía necesaria para continuar.

Se despide y se va, con la intención más allá de los posibles balances de que lo dejemos ir en paz, sin resentimientos, sin represiones, o lágrimas que ahoguen el pecho. La mejor forma de despedirlo quizás sea vestirnos de gratitud porque seguramente a pesar de las cosas malas que nos hayan pasado pasaron muchas buenas, que quizás el dolor o el sufrimiento hoy no nos esté dejando ver.

Andrea Calvete