sábado, 7 de octubre de 2017

HOY PUEDE SER UN GRAN DÍA

En el correr de nuestro diario vivir sin darnos cuenta olvidamos mirar al cielo, respirar profundo o dejarnos llevar por el vuelo de un ave, quizás no por voluntad propia sino por simple descuido o guiados por nuestro afán de hacer un sinfín de actividades, algunas totalmente superfluas. Cuando caminamos anestesiados por los deberes y obligaciones difícilmente podamos sentir nuestro corazón vibrar. Sin embargo, cuando nos abrimos a nuestros sentidos embarcados a tocar con delicada paciencia ese ser que nos habita capaz de llegar muy profundo, entonces la luz del sol nos roza como una tibia caricia.

Abiertos a la vida, a los colores y aromas de la primavera, los sonidos llegan armoniosos para palpar la delicadeza de los pétalos perfumados que colman de plenitud la jornada. Ese eje tan lejano por momentos, tan ausente y perdido por otros, nos toma de la mano cuando decidimos armonizar nuestros días centrados en la belleza que nos habita para poder vibrar en sintonía con el universo de oportunidades que nos espera. Depende de cada uno de nosotros que hoy pueda ser un gran día, dar la bienvenida a cada nuevo paso o instancia es una cuestión de actitud.

Andrea Calvete