viernes, 28 de enero de 2011

UN AÑO MÁS

Por Andrea Calvete

Cada año de vida que pasa significa un paso más en este camino, nuevas experiencias desafíos, madurez… y un cúmulo de situaciones que nos enriquecen, ayudan a entender un poquito más de lo mucho que aún nos que por descubrir.

Pues es muy cierto que no se vive en vano, y si bien muchos días de ese año transcurrido suman negativamente, otros lo hacen por el contrario en forma positiva, y en ese balance transcurren los 365 días del año.

Y de este modo llegamos al mundo en un día y hora determinada, con un nombre preestablecido, y determinados rasgos genéticos que nos harán únicos y especiales.

Pero en estos últimos días un nuevo signo ha conmocionado la Red, Ofiuco, y la mayoría de las personas hemos cambiado nuestro signo.

En realidad no creo demasiado en los signos, pero me he acostumbrado a pensar e identificarme con el signo de acuario, y esta altura de mi vida no me causa ninguna gracia pensar que debo cambiar mi signo, y que ahora a partir de este polémico descubrimiento pasaría a ser de capricornio, ¡qué locura!

Pero si quieren que les sea absolutamente sincera me sigo sintiendo de acuario más allá de todo lo cierto o incierto que haya detrás de este nuevo signo, tal es así que cuando dan las características de mi signo me identifico 100% con ellas.

Y volviendo al tema del comienzo, nadie puede dejar de cumplir años aunque luego de varias décadas de existencia todos quisiéramos detener el reloj y mantenernos momificados.

El humorista estadounidense Josh Billings expresa una frase que es la clave para aprovechar lo que tenemos, y  dice que “la vida no consiste en tener buenas cartas, sino en jugar bien las que uno tiene”

Bueno dejando de lado el humor, un año más significa que estamos vivos, entonces debemos celebrar la vida, honrarla, pues desde hace mucho tiempo, muchos seres en este planeta parecen haber olvidado que viven en él y se han propuesto destruirlo hasta verlo acabado.

Creo que es responsabilidad de cada uno velar por el Planeta Tierra, porque nuestro hábitat sea un lugar hermoso, placentero, digno, y no tengamos que avergonzarnos de nuestra propia raza humana, pues “vivir en la Tierra es caro pero ello incluye un viaje gratis alrededor del sol cada año”.