lunes, 29 de noviembre de 2021

REENCUENTRO


 Hoy me reencontré con ella. Estaba allí parada mirándome, observando sin juzgar, disfrutando de lo que hacía, me observó mientras mezclaba los colores para que tomaran contacto con el lienzo.

Su respiración despreocupada me alentó con cierta algarabía con el júbilo de quien desea realizar algo con entusiasmo y esmero. La música fue el nexo que nos permitió continuar en esa conexión casi mágica.

Habrán leído alguna vez que todos nos conectamos con el niño o niña que llevamos dentro, y a su vez también lo habrán experimentado, pero hoy sentí que éramos una y que el tiempo se había fusionado sin impedimentos, sin cuestionar nada, sólo para transitar este presente en el que la lluvia purificaba cada momento.

Así fue nuestro encuentro desinteresado, sincero, recíproco, húmedo por los recuerdos y añoranzas. Nos miramos desde lo que fuimos, somos y seremos, y hablo en plural porque niña y adulta seguiremos transitando todas las etapas que nos resten por vivir, con la sana intención de rescatar la alegría de cada día, aún del rinconcito más lejano.

Hoy me reencontré con ella, nos miramos, y nos acercamos lentamente hasta fusionarnos con el propósito de rescatar lo vivido y disfrutar desde este aquí y ahora como el regalo que se nos ofrece cada día de vivir con plenitud cada instante para reaprender de los errores y continuar por el camino del conocimiento hasta el último aliento.

Andrea Calvete