domingo, 29 de diciembre de 2019

NUEVA DÉCADA 2020

Se despide y se va un año y con él una década para dar comienzo a los años 20, y así nos zambullimos en el 2020. Según los pronósticos del tiempo despediremos el año con lluvia y lo recibiéremos también bendecidos por el agua. En este nuevo período  se avizoran grandes cambios, por eso es importante estar dispuestos a enfrentarlos y desafiarlos de la mejor manera.

Aunque para muchos no es buen augurio el tema de la lluvia ya que verán modificado el festejo de fin de año o de comienzo de año, ya que esperaban pasar al aire libre y gozar del buen clima. Sin embargo, dice un viejo dicho “que al mal tiempo buena cara”, y no hay muchas opciones más que de poner lo mejor de nosotros para poner fin a este año y dar comienzo al próximo. Y no faltaran los cabalistas que para cada acontecimiento tengan una cábala o ritual, y de esta forma darán fin a un ciclo y comienzo de otro a través de esos acontecimientos que llegan para poner fin a este 2019 que se va y dar comienzo al 2020, un año capicúa y bisiesto.

Según el horóscopo chino, 2020 es el año de la rata de metal, en el que se avecinan profundos cambios, una nueva oportunidad también de activar de la mejor manera nuestras energías. Pero antes de analizar en lo que vendrá para el 2020 los invito a recordar los años 1920, cien años atrás, donde hubo también muchísimos cambios a nivel cultural, económico, artístico y social.

En los años 20 del siglo XX

Si nos remontamos cien años atrás finalizaba la primera Guerra Mundial, y se aproximaban grandes cambios así como una gran depresión económica en 1929.Durante estos años las dictaduras se expandían en Europa: Mussolini en Italia, Salazar en Portugal, Primo de Rivera en España o Alejandro I en Yugoslavia. Asimismo, comenzaba un período de rupturismo con lo convencional, tanto en la música, en arte, literatura, arquitectura, a nivel cultural y artístico.

A nivel musical el influjo del jazz, tango, charlestón tuvo cabida. Respecto a la moda se producen también grandes cambios se acortan los vestidos, los cabellos, los escotes, y comienza una época de liberalismo sexual promovidos por mujeres como Coco Chanel o Margaret Mead. Y los cambios se dan a nivel arquitectónico, donde la relevancia decorativa tiene gran importancia y surge el Art Decó, sobresalen Oud, Le Corbusier y de los principales maestros del grupo De Stijl.

En pintura y escultura el vanguardismo, el rayonismo, el orfismo, el constructivismo, el cubismo, el suprematismo, el surrealismo, el neoplasticismo son parte de esta época. A nivel de la poesía y la cinematografía el surrealismo juega un gran papel, como «Amor libre» de André Bretón o filmes de gran innovación como Un perro andaluz del español Luis Buñuel. La estética visual de los años 1920 influyó en todo el siglo XX y su influjo persiste en el siglo XXI.

Podríamos continuar analizando los grandes acontecimientos de 1920… Ahora cien años después grandes cambios se han producido, pero se aproximan muchísimos más. A nivel tecnológico se ha avanzado tanto, que ya no es posible adelantarnos dos o tres años respecto de lo que vendrá porque ya no es posible avizorar hasta dónde llegaremos. De la misma forma también es comprensible que todos estos cambios influencien en nuestra forma de actuar, pensar y sentir, y tantas veces nos sintamos que no sabemos bien dónde estamos parados, hacia dónde nos dirigimos, con qué fin, qué buscamos, qué perseguimos… preguntas fáciles de contestar pero por momentos grandes paradigmas frente a los que nos enfrentamos.

Y a lo largo de estos últimos años no podemos olvidar al sentarnos a la mesa de esos seres queridos que han partido, en estas fechas se siente aún más su ausencia, quizás porque estamos más sensibles, porque ha llegado el fin del año de un ciclo y estamos algo cansados, o simplemente porque nos gustaría que estuvieran a nuestro lado. Pero, lo están porque permanecen en nuestros recuerdos, en ese lugar profundo de nuestro corazón.

En esta nueva década quizás ocurran cambios que no tengamos previstos o los que no estamos ni siquiera preparados para afrontar. Por eso, es un buen momento para pararnos de cara esta nueva década para enfrentarla con dinamismo, pienso, espíritu crítico y una visión con perspectiva futura pensando en lo que le dejaremos como legado a las generaciones más pequeñas. Es ahora el momento de pensar en los que están y en los que vendrán, con la mirada puesta aquí en este presente, mirando hacia lo que ocurrió en un pasado pero con la vista puesta en ese horizonte en el que el futuro se desdibuja con este presente efímero y por momentos inquietante.

Salud y felicidades en esta nueva década, en este nuevo año, que sea lleno de salud, plenitud y esperanza para todos, abiertos a las posibilidades y a vivir de la mejor manera todo lo que nos espera y que seguramente nos sorprenderá en este devenir en el que todo es cambio y posibilidades.

Andrea Calvete