lunes, 9 de abril de 2012

¿CÓMO ACORTAR LAS BRECHAS?



Las brechas son aberturas o grietas que existen en los distintos órdenes de la vida, y este tipo de separaciones requieren de mucho esfuerzo para lograr tender puentes y alcanzar un acercamiento o un vínculo que acorte la distancia.

Aunque al encender la televisión, radio o computadora e informarnos de lo que ocurre a diario pareciera que cada vez las brechas son más inmensas y nos precipitáramos al caos, a la locura, a la incongruencia, en un mundo despiadado en el que ya no importa si explotará en dos días o cien años, da lo mismo.

Pero volviendo al tema de las brechas existen de todo tipo: generacionales, culturales, digitales, económicas, políticas y sociales.

La brecha digital hace referencia a la diferencia socioeconómica entre aquellas comunidades que tienen accesibilidad a Internet y aquellas que no, aunque tales desigualdades pueden estar correlacionadas a todas las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como el computador personal, la telefonía móvil, la banda ancha y otros dispositivos. En nuestro país a través del Plan Ceibal, esta brecha disminuyó a gran escala.

Las brechas generacionales son las que se crean entre las diferentes generaciones, pues en la medida que pasa el tiempo cambian los patrones sociales, culturales, los códigos y los intereses. De este modo,  se generan importantes problemas a la hora de sentarnos a dialogar padres e hijos, abuelos y nietos, educadores y alumnos. Esta brecha es imprescindible disminuirla para optimizar las relaciones sociales.

La brecha económica es cada vez mayor a nivel mundial.  En tal sentido, la Organización del las Naciones Unidas (ONU) ha dado a conocer un informe acerca de la situación social en el mundo y concluye en que gran parte de la población mundial está atrapada en "el marasmo de la desigualdad". La brecha actual entre ricos y pobres es mayor que la de una década atrás, a nivel mundial. Este punto es muy importante, pues en la medida que esta brecha se agrande cada vez se presentarán más dificultades a nivel social, y el tema de la inseguridad será un problema más preocupante. Si nos detenemos aquí, veremos la correlación con el tema cultural, educativo y social, donde como escape a la pobreza surge el grave flagelo de la droga y el alcohol.

Con respecto a las brechas culturales, las mismas repercuten en la calidad de la toma de decisiones y de las acciones, así como la moral y el rendimiento de los grupos de trabajo, pues la  cultura determina cómo interpretar estatutos, el sentido de identidad y de organización social. Son en definitiva las que permiten progresar o avanzar a una sociedad hacia la prosperidad.

Brechas de género: Las mujeres han planteado que sin equidad de género no se puede hablar de desarrollo pleno, pues es un tema de inequidad. En el mundo entero, poblaciones indígenas son víctimas de abusos sistemáticos, donde experimentan violaciones a sus derechos humanos relacionados a su género: ultrajes, esterilizaciones forzadas, servicios inadecuados de salud, desprecio de su lengua tradicional y de su vestimenta, quizá por esto Naciones Unidas han calificado a éste tema como emergente. Asimismo, las mujeres ganan menos que los hombres y compiten a la hora de obtener un puesto de trabajo con muchos problemas que aún no les permiten presentarse en igualdad de condiciones, pues los vestigios de la sociedad machista prevalecen buscando su supremacía.

Las brechas entre parejas: Las parejas día a día se distancian pues trabajan más horas, enfrentan un sinfín de actividades, y el tiempo se instala como factor determinante haciendo el enfrentamiento más arduo y difícil de superar, pues la rutina y el agobio del día a día contribuyen a que las parejas se alejen. Asimismo, el consumismo desmedido y el individualismo a gran escala, patologías propias del siglo XXI, son factores que influyen a que estas grietas se agraden.

El papel de las políticas sociales es fundamental a la hora de enfrentar las desigualdades y reducir las brechas. Al respecto en Uruguay, se ha trabajado a través del Ministerio de Desarrollo Social y se continúa por ese camino pero aún queda mucho por hacer. Asimismo, el trabajo individual nunca deja de ser importante, pues desde nuestros distintos lugares podemos contribuir a acortar estas brechas o a tender puentes para que ellas disminuyan.

Para que las brechas cada vez sean más pequeñas hay que apostar al diálogo, a la comunicación, a la educación, a la salud, de modo de mejorar la calidad de vida de los individuos,  problema que nuestro Gobierno viene abordando desde hace unos cuantos años.

También cabe destacar que a lo largo del transcurso de la Humanidad las brechas se fueren moviendo de distintas maneras, algunas tendieron a levantar muros como fue el caso del Muro de Berlín, o el Muro que separa México de Estados Unidos para evitar el movimiento migratorio, en otros casos las brechas intentaron ser ocultadas, pero lo más sano y conveniente han sido los casos que pretendieron establecer nexos de alguna forma de modo de acortar las distancias.

¿Y cómo acortar las brechas?

Existe un proverbio chino que dice : "regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida". Esta es la parte esencial cuando pretendemos acortar una brecha , el preparar a las personas que se encuentran separadas por diferentes motivos, para que luego de formarlas, proveerles herramientas para que puedan cruzar ese puente porque están dispuestas a hacerlo y no porque se sienten obligadas.

Y cuando se tiende un puente entre dos orillas es necesario que se haga en un plano horizontal, de este modo el diálogo el entendimiento serán naturales y espontáneos, no habiendo lugar para superioridades mal entendidas.

Dentro de este proceso es muy importante el saber escuchar, para luego dar comienzo al diálogo fluido, donde sea posible la cooperación y el acercamiento.

Las brechas encierran en sí problemas muy profundos y dolorosos,  que implican desigualdad, inequidad, falta de acceso y comunicación.

Generalmente los intereses establecidos en todos los órdenes, son determinantes y grandes enemigos para acortarlas, pero pensemos que nuestro mundo pide a gritos concientización y aunar esfuerzos en pro de un planeta que día a día va acortando sus minutos.

Finalmente, el intentar acortar las brechas en todos los órdenes es una ardua tarea, pues implica mucho tiempo, sacrificio, inversión económica, dedicación y esfuerzo. Requiere de un trabajo multidisciplinario y de poner en marcha una mecánica compleja y con extensión en el tiempo. Las propuestas escritas suelen ser reconfortantes alentadoras pero son muy difíciles y complejas a la hora de ponerlas en práctica, por eso este tema es una responsabilidad de todos, por el que deberemos seguir bregando por poner todos los días un pequeño grano de arena.