viernes, 7 de enero de 2022

TIEMPO DE CAMBIOS


El cambio parte del devenir, del transcurso mismo de la vida, de esa cotidianeidad que nos envuelve en su regazo como si fuéramos sus hijos. Nuestro propio cuerpo es el gran testigo de esos cambios que se suceden minuto a minuto, año tras año. La gran pregunta que se pone de pie ante nosotros es: ¿Estamos preparados para los cambios?

Todo cambio encierra en sí una espera, un fin y un comienzo, aceptación y fuerza. En esos intervalos en los que suceden los cambios se producen las luchas internas, y la búsqueda toma los remos de la barca a la espera de que el rumbo aparezca.

Los sonidos son grandes protagonistas en los cambios, la naturaleza nos regala el trinar de los pájaros, el sonido del viento, o del mar que rompe al tomar contacto con la arena. La lluvia un fenómeno mágico en el que el agua se funde con la tierra mientras el sonido envolvente arrulla a tiempo que perfuma el ambiente. Ni que hablar que los amaneceres y atardeceres son esas horas del día en el que todo parece posible. El silencio forma parte de todos estos sonidos y nos permite el encuentro y la armonía para continuar por la senda elegida.

Evidentemente, estar preparados para el cambio es estar abiertos a la vida, a las posibilidades, y también a enfrentar las frustraciones, los desencuentros y desengaños. De allí que la fortaleza es un ingrediente primordial para tomar la decisión correcta.

La paciencia es un gran aliado a la hora de realizar cualquier cambio, porque a las apuradas posiblemente las equivocaciones afloren, las decisiones erróneas se agiten y los malentendidos asfixien. Inspirar y exhalar con tranquilidad hasta que nuestra respiración nos acompañe, nuestros pensamientos se aquieten y la mente logre tener la claridad de discernir y escoger lo que sea necesario.

Es tiempo de cambios, de búsqueda y de entrega, de continuar sin miedos, con la paz del deber cumplido y la brisa impregnada de esperanza y de un ramillete de posibilidades por descubrir y aprender, porque cada instante es un comienzo nuevo.

Andrea Calvete