sábado, 23 de octubre de 2021

ABIERTOS A LA VIDA


Titilan las palabras a la luz de la vela, pretenden aparecer mientras la luna con sus hilos de plata cubre el mar. Se perfuma la noche con aroma a primavera, los recuerdos se aglomeran y lo que vendrá busca llamar la atención, sin embargo, el vaivén de las olas nos trae a la orilla del presente, a ese devenir cautivo entre lo que fue y será.

Los puntos finales asoman con fortaleza para dar comienzo a lo que vendrá, a ese porvenir en el que se abren caminos, y las ilusiones flotan esperanzadas rozando el universo de las oportunidades.

Las dudas se entrelazan de las manos, cuestionan las decisiones, y se miran desconfiadas, la incertidumbre le da un empujoncito y aviva las aguas.

La espuma blanca que llega a la orilla cargada de yodo perfuma la noche, oxigena las ideas, y calma los ánimos. Las dudas se disipan cuando el mar arrulla con su sonido envolvente.

Las estrellas imprimen luz en ese mágico cielo en el que es posible perderse embelesados, bailan a ritmo de vals, en tanto las preocupaciones se aquietan, y dan paso a las ideas para que florezcan sigilosas y tranquilas.

Titilan las palabras a la luz de la vela, pretenden aparecer mientras la luna con sus hilos de plata cubre el mar. Se perfuma la noche con aroma a primavera, los recuerdos se aglomeran y lo que vendrá busca llamar la atención, sin embargo, el vaivén de las olas nos trae a la orilla del presente, que augura todo lo que con ilusión y alegría nos proponemos abiertos a la vida.

Andrea Calvete