domingo, 10 de septiembre de 2017

CAE APACIBLE

La lluvia lo abraza el día descansa, no importa es domingo. Se acurruca entre los muros con gris apatía mientras bosteza un trueno ronco.Suave como un murmullo se mece entre los pájaros, serena adormece a las hojas que susurran mentoladas un secreto.  Se pone de pie lentamente, mira de reojo el entusiasmo mientras desperezan los deseos somnolientos. Los anhelos huelen a tierra mojada. La mañana iluminada por su mirada transparente la siente caer apacible.

Andrea Calvete