sábado, 23 de septiembre de 2017

VUELO DESEADO

Detrás de cada gesto, cada palabra, se esconde esa persona que nos habita, algunas veces poco conocida, otras tan predecible que nos aburre con sólo mirarla de reojo. Todo está allí para que con paciencia profundicemos hasta encontrar el modo de mantenernos armónicos.

Sin embargo, no siempre los vientos soplan a nuestro favor, circunstancias ajenas y otras bien nuestras nos sopapean sin problema, a esta agresión inesperada se suma esa sensación de asfixia que se produce cuando las relaciones personales comienzan a deteriorarse por falta de oxígeno, es como si las hojas de nuestro árbol fueran perdiendo su savia.

Es posible que las personas más dependientes precisen que les controlen más de cerca , pero aquellos que aman su libertad cuando alguien los comienza a presionar demasiado, los invade esa necesidad de huir hacia el universo de sus posibilidades sin que le quiten ese aire tan valioso que los oxigena.

Aunque por diferentes y múltiples razones no es sencillo escapar de ciertas situaciones, sin embargo la mente es una maquinaria perfecta que con solo ejercitarla abre sus alas para planear por los acantilados armónicos de la existencia.

Andrea Calvete

domingo, 10 de septiembre de 2017

CAE APACIBLE

La lluvia lo abraza el día descansa, no importa es domingo. Se acurruca entre los muros con gris apatía mientras bosteza un trueno ronco.Suave como un murmullo se mece entre los pájaros, serena adormece a las hojas que susurran mentoladas un secreto.  Se pone de pie lentamente, mira de reojo el entusiasmo mientras desperezan los deseos somnolientos. Los anhelos huelen a tierra mojada. La mañana iluminada por su mirada transparente la siente caer apacible.

Andrea Calvete

viernes, 1 de septiembre de 2017

EL ALBA DE SUS SENTIDOS

Con cada despertar siembra sus anhelos. El primer aroma que entra por su ventana le lleva a recorrer sus ilusiones, descalza todavía percibe la suavidad de las violetas que acarician la planta de sus pies.

Planear desde las alturas como un ave resulta una tentativa algo descabellada, pero hoy no importa, todo es posible. Se han reunido todos los colores sin excepción,  los aromas de las flores se mezclan con delicada sutileza. Un rayo intenso le sofoca, se pregunta: ¿“Por qué no abanicar las olas”?  La espuma blanca le salpica el rostro, sus labios saben a yodo y sal,  así se despiertan poco a poco sus sentidos.

Hoy es un día diferente. Ha decido jugar con el tiempo, para romper sombras  y saltar abismos. Una apacible sensación la visita, siente el viento acariciar su rostro y a la primavera despuntar el alba de sus sentidos.

Andrea Calvete