lunes, 18 de junio de 2012

CAMINO A LA FELICIDAD

Quizás si realizara una encuesta y les preguntara cuál es el camino para lograr la felicidad, las respuestas diferirían según los gustos, las edades y la forma de ver lo que nos rodea.

Probablemente pensemos en comodidades, placeres materiales, que acompañan un buen pasar y nos permitan así disfrutar de un viaje, de una rica comida, o una salida a un lugar confortable o agradable.

Y en este camino muchas veces, quizás pase desapercibida, camuflada, de incógnita, y entonces sea preciso detenernos y comprender su esencia, que implica una búsqueda interior, una disposición mental de querer ser felices.

Asimismo, tantas veces está sentada al lado nuestro, haciéndonos buena compañía, pero recién notamos su ausencia cuando un hecho desafortunado toca nuestra puerta, y entonces decimos: “¡qué felices que éramos!”.

Sin embargo algunas personas multimillonarias que poseen todo como para ser felices, no lo logran pues no están conformes consigo mismos, con sus parejas, con sus amigos, con sus hijos o simplemente con su vida.

La felicidad podría significar poder estar en paz con uno mismo, tener buenos amigos en quien confiar o algún ser a quien amar profundamente. Cuando estos sentimientos están presentes somos capaces de compartir lo más sencillo y lo podemos convertir en algo hermoso.

La suntuosidad y el lujo, no siempre van de la mano de la felicidad aunque así lo parezca, los grandes placeres muchas veces se conforman de las cosas más simples pero que nos llenan el alma y el corazón de alegría.

Sin alegría nada es posible, es el motor de cada ser humano, el que nos carga de buen humor para enfrentar las situaciones. Es la propulsora para que esa felicidad tan buscada por la humanidad se manifieste. Y aunque siempre existen motivos para que pronto se desdibuje en nuestro rostro la sonrisa, eso no puede ser razón suficiente para dejar de sonreír cuando alguien merece que le correspondamos con una sonrisa llena de gratitud y alegría.

El sentido de la percepción y la gratitud han de ser muy importantes a la hora de valorar lo que nos rodea, y el poder disfrutar al máximo cada minuto de nuestras vidas. Si no somos capaces de valorar del mismo modo que agradecer una mirada, un gesto, una sonrisa, que intenten alegrarnos o mejorar nuestro día, entonces no podremos ni siquiera percibir la palabra felicidad.

Los vestidos suntuosos, las bebidas finas, los autos último modelo para muchas personas significarán parte imprescindible de ese camino a lograr, pero en el fondo son cosas materiales, que hacen más confortable la vida.

Piensen por un momento que se les prendiera fuego su casa: en un segundo respondan ¿qué salvarían? Ya lo pensaron, bueno, allí estará la parte sustancial de lo qué es para ustedes la felicidad.

Por su puesto, que si no tenemos dinero para pagar las cuentas o no podemos llegar a fin de mes, posiblemente veremos la felicidad como un concepto material, que nos permita tener lo básico para poder vivir en forma confortable, pero eso es un derecho de todo ser humano, cubrir sus necesidades básicas de alimentación, techo, educación y salud.

Mas los invito a mirar con atención la vida de personas famosas que poseen poder, riqueza, confort, comodidades por doquier para llevar una excelente vida, pero sin embargo, son totalmente infelices.

Quizás la felicidad signifique caminar descalzos a la orilla del mar, sentir el olor de la lluvia, poder ver el arco iris, apreciar un atardecer, o una noche estrellada, o sentir los olores silvestres del campo, percibir su brisa, cosas simples al alcance de todos, pues la felicidad no es patrimonio de nadie, sino de aquellos que saben disfrutar de las cosas más simples y transformarlas en algo verdaderamente grato.

Según García Márquez “no hay medicina que cure, lo que no cura la felicidad”, de allí también que existan tantas personas, que al hallarse tristes, solas, vacías, pronto canalicen todos estos sentimientos, y su cuerpo enferme de golpe sin tener conciencia de ello.

También muchos se preguntarán si ¿tenemos derecho a ser felices?, luego de percibir tantas injusticias, tantas atrocidades. Sin embargo, creo que no podríamos permitirnos ser felices si ante esta realidad siguiéramos de largo, sin importarnos nada. Pero, cuando desde el compromiso y la responsabilidad uno intenta ayudar a los demás, entonces me parece justo que también esté presente nuestro bienestar, nuestra felicidad, que de ser posible, también iluminará los días de quienes nos circundan.

El querer ser feliz, por supuesto que es un derecho, es un derecho de vida, de existencia. Y como todo derecho finaliza cuando comienza el de aquel que tenemos al lado. No podemos ser felices si trasgredimos el derecho de otro individuo. Pero sería entrar en un terreno un tanto sinuoso, el querer dilucidar hasta dónde llega este derecho. Sin embargo, más allá de su alcance, es una necesidad de cualquier ser humano, es parte de sentir la dicha de la vida, de poder disfrutar de ella con total plenitud.

Y por eso, dentro de esa búsqueda es primordial ver que es un estado mental que debemos intentar alcanzar, o al menos tocar de vez en cuando, de modo que esa dicha nos inunde de alegría, de placer, de bienestar, por el deber cumplido, por la posibilidad de ofrecer lo mejor de nosotros y recibir a su vez lo mejor de los demás. Es como un búmeran todo lo que va viene, y si brindamos felicidad pronto la recibiremos.

Ser feliz o alcanzar la felicidad, conlleva aceptarnos como somos y confiar en nosotros mismos, a través de una actitud positiva ante la vida, en la que afrontemos con realismo lo que nos sucede, y aprovechemos cada minuto al máximo, con intensidad, de modo de no arrepentirnos de haber dejado pasar ninguna oportunidad que quizás sea irrepetible y única.

Asimismo, implica despojarnos de preconceptos de historias con principios y finales felices parte de una enseñanza adquirida que dista mucho de la realidad de vida, de ese día a día que va forjando lo que somos, en donde esa búsqueda personal es imprescindible para lograr sentirnos dichosos, aunque algunos momentos no sean los que esperamos o queremos.

Por otra la parte, es necesario distinguir “estar” feliz de “ser” feliz. El “ser” implica un estado prolongado, el cual se puede recrear, alimentar e incluso sostener. Mientras que “estar” feliz, implica un momento, un estado, de este modo una persona que no es feliz puede alcanzar un momento de felicidad, que pasado el momento se desvanece, y aparece el estado de infelicidad.

Y dentro de esta búsqueda es frecuente mirar a quien tenemos al lado y pensar: “¡qué suerte, lo tiene todo para ser feliz, y qué bien se le ve, siempre tan alegre, tan positivo!”. Pero, mucho cuidado con creer todo lo que vemos, porque no es oro todo lo que reluce, y todas las personas aún las “más afortunadas” tienen sus problemas y dificultades que asumir, sólo que algunos individuos intentan mostrar esa veta linda de la vida, y esconden aquello que realmente los afecta o amarga.

Por tal motivo, olvidemos a quienes nos rodean y propongámonos vislumbrar el mejor camino para vivir con plenitud, con intensidad, con ganas, como si cada momento fuese el último y el más importante, he aquí unas de las claves de vivir mejor, o al menos alcanzar este camino tan deseado por todos. Y al respecto Gandhi dice: “Vive como si fueras a morir mañana, aprende como si fueras a vivir siempre”.

Finalmente, la felicidad será un concepto distinto para cada uno de nosotros, es un camino no una meta, por lo tanto, sin afectos que los sustenten no será sencillo transitarla, pues el hombre que se encuentra solo y no puede compartir con los demás no puede ser feliz.

lunes, 11 de junio de 2012

LAS ACTITUDES SON MÁS IMPORTANTES QUE LAS APTITUDES

La actitud es una prenda transparente muy valiosa, que nos hace lucir como queramos, es cuestión de saber buscar en el armario. Nuestras aptitudes nos permitirán llegar lejos, siempre y cuando nuestras actitudes nos acompañen.


Las aptitudes implican la capacidad para desarrollar determinadas actividades, mientras que las actitudes reflejan la voluntad de encarar las cosas, el tesón, la entrega, esas ganas irrefrenables.

Si decidimos vestirnos de derrotismo posiblemente no alcancemos nada de lo que nos propongamos.

Del mismo modo, no es conveniente disfrazarnos con un montón de prendas con las cuales no nos hallemos identificados, o escondan lo que realmente somos, no colaborarán, así, en el camino, por lo tanto, debemos escoger aquellas que nos hagan sentir bien con nosotros mismos y con los demás.

En tal sentido, los colores acordes a nuestro temperamento, telas suaves que nos permitan sentir confortables, serán de vital importancia al abrir nuestro ropero. Una vez que escojamos las prendas adecuadas comenzaremos el día; pero partamos de la base que el entusiasmo, la energía y el positivismo no los podemos dejar olvidados, serán parte imprescindible para lucir radiantes e impecables.

Una sonrisa es un gran componente en esta presentación pues iluminará nuestras palabras, y nos acompañará mejorando nuestro sentido del humor.

La confianza en nosotros mismos, en lo que queremos para nuestras vidas, esos valores que dan sentido a nuestros días, que son el motor, porque creemos y apostamos a ellos, son parte de elegir bien a la hora de tomar las decisiones apropiadas.

El coraje ha de ser una prenda fundamental en el guardarropa, nos permitirá enfrentar diversas situaciones, aún el dolor y la desilusión.

La fe, ha de ser primordial, pues en todos los actos que emprendemos está presente. Se requiere fe para criar a los hijos, para llevar adelante una tarea, para mantener nuestras convicciones, para lograr lo que nos propongamos, aún lo más difícil, sólo es cuestión de no perderla. Es así que cuando nos enfrentamos a los reveses y dificultades del diario vivir hacemos uso de nuestra fe y coraje.

El permanecer activos ha de resultar fundamental en esa actitud para enfrentar la vida, si nos convertimos en seres pasivos, semidormidos, imperturbables, posiblemente nos paremos con actitud de indiferencia, totalmente improductiva.

Por otra parte, si bien las dudas han de surgir como una prenda muy común y casual, aunque son parte de la indumentaria, es preferible no utilizarlas salvo que las hayamos podido despejar, porque si bien son un símbolo de inteligencia y de pensamiento crítico, cuando se convierten en obstáculos pasan a ser parte de una prenda que nos perjudica, y nos maniata, siendo nuestros movimientos escasos y comprometidos.

Y no dejan de tener gran relevancia en este tema que tratamos las palabras de Séneca que sostiene que “muchas cosas no nos atrevemos a aprenderlas no porque sean difíciles, sino porque son difíciles no nos atrevemos a emprenderlas”.

Asimismo, si no nos abrimos a los demás, con cordialidad, en busca del diálogo, del intercambio, no habrá actitud que valga, pues como dice Gandhi “con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos”.

Igualmente, puede sonar algo utópico que las actitudes son de mayor peso que las aptitudes, sin embargo a lo largo de la historia hombres y mujeres muy talentosos no llegaron a nada, por falta de esfuerzo, de compromiso, de sacrificio, de convicción, de tesón, y de darse por vencidos, es decir, por no poner suficiente actitud.

Y de este modo, cuando alguien se presenta con un currículum en un determinado trabajo por más que éste sea brillante, si en la entrevista no pone una actitud positiva, dinámica, colaboradora, entusiasta, posiblemente serán muy bajas las posibilidades de que quede empleado.

Y lo que ocurre, es que la aptitud es referida a la capacidad de conocimiento y las habilidades del trabajador; mientras que la actitud tiene que ver con la forma de pensar y sentir del individuo.

Si bien la aptitud y la actitud se combinan para aplicarse a alguna acción específica en un tiempo determinado, si la mezcla no se da en forma correcta, entonces comienzan las fallas. Algunas personas, y ya en conceptos más amplios que el de los trabajos, ante determinadas oportunidades, al no poner una actitud correcta, las dejan pasar, y finalmente terminan culpando al tiempo, a la vida… al que se les cruzó en la calle, cuando el problema de fondo son ellos mismos, su actitud de vida.

Ahora bien, podemos establecer que una actitud está constituida por tres factores principales: pensamientos, emociones y sensaciones. Y en este proceso las actitudes juegan roles diferentes. Las emociones implican un rol preponderante ya que son la fuerza que permite mover todo el mecanismo, mientras que el pensamiento se viste de director ya que conduce las emociones en una dirección determinada, su papel es el de mostrar el camino y controlar las emociones que, a su vez, generan sensaciones y movimientos correspondientes.

A partir de todo este mecanismo, se genera un comportamiento, que a su vez responde a un estímulo. Si logramos aprender a controlar o modificar nuestra manera de pensar, podemos controlar mejor nuestras actitudes. Al tener una mejor actitud, lograremos una mayor eficiencia en nuestras aptitudes.

Finalmente, el sentido de nuestros actos no está en ellos mismos sino en la en la actitud con la cual nos dispongamos ante ellos, eso será parte fundamental del resultado de nuestro día a día, por eso es importarte no olvidar el refrán que dice que “alcanza quien no se cansa” y sólo quienes pueden ver lo invisible pueden hacer lo imposible.

jueves, 7 de junio de 2012

VER DESDE EL ALMA

Algunos proyectos significan importantes adelantos para facilitar la tarea diaria de muchas personas privadas de algunos de sus sentidos. Es así que Aromarte es un proyecto que permite a todos los que se acerquen ver desde el alma., de la mano de Marcela Cozzo.

Marcela Cozzo es Ingeniera Química y trabaja desde hace más de veinte años en la búsqueda de productos que permitan expresarnos a través del arte. Actualmente ha patentado un producto que ha revolucionado al mundo, un color con alma, una pintura sensorial, que a través del olfato y la textura permite llegar a cualquier persona, más allá de poder contar con sus cinco sentidos.

Hoy por hoy, las personas con dificultades visuales, o no videntes han logrado incorporarse al mercado laboral y estudiantil a través de softwares que instalados en sus computadores les ha permitido aggionarse con las herramientas actuales de comunicación. Para facilitar el acceso de personas no videntes a Internet fueron creadas las denominadas "ayudas técnicas", que facilitan la lectura de contenidos web transformando el texto visual en texto auditivo.

Sin embargo, hasta ahora no se nos había pasado por la mente que una persona con escasa visión o nula fuera capaz de pintar o expresarse artísticamente a través de un medio que no estaba a su alcance. Este producto innovador, ha permitido sortear las dificultades, poniendo a trabajar el olfato y el tacto dos sentidos, que son indispensables para cualquier labor artística.

Varios estudios han demostrado que las personas con baja visión o ciegas totalmente tienen muy desarrollada la imaginación y la creatividad, de allí que la pintura es un arte que les motivará a poder desarrollar toda esa capacidad, que hasta ahora estaba dormida esperando para salir a la luz.

Las tres grandes limitaciones que trae consigo la ceguera son: el desplazamiento, el control del ambiente y la adquisición de cultura.

Asimismo, cuando se pierde un órgano sensorial tan importante como lo es la vista, se da un proceso de compensación, en el que el cerebro reorganiza la información que viene a través de los sentidos. De este modo, los ciegos o individuos con visión muy baja, pueden ser personas totalmente independientes y desarrollarse como cualquier otro individuo de la sociedad, a partir de una adecuada Educación y Rehabilitación, en el que sistema Braille es fundamental.

Los sentidos del hombre son de vital importancia para el conocimiento de su mundo exterior. La vista es el sentido más utilizado para obtener información externa, el 80% de los estímulos totales recibidos de un vidente provienen de ésta, pero puede ser compensada por los otros sentidos.

La información sensorial no visual para el ciego puede ser vital. Los estímulos sensoriales que percibe el no vidente a partir de los cuatro sentidos restantes, se desarrollan en forma activa, para compensar el sentido del cual carece. Es así que el ciego posee más agudeza de la habitual en los sentidos que le restan, más dotes intelectuales que los videntes y organiza mejor los estímulos.

Por lo tanto, este proyecto cambiará la vida a mucha gente, y también hará rever nuestro modo de percibir y expresarnos, porque todos los sentidos son primordiales y aportan una labor distintiva a la hora de realizar una obra plástica, o percibir la vida. Así, a través de la asociación sensorial es posible dar vida a un mundo vedado hasta el momento para muchas personas.

Asimismo, la pintura sensorial es un gran estimulante para la autoestima de las personas con discapacidad visual, ya que es una herramienta que les permite trascender su limitación, en la búsqueda del desarrollo personal, emotivo y afectivo. De este modo, cada individuo logrará comunicar todo lo que atesora, al mismo tiempo que tendrá un mayor contacto y conocimiento del mundo que lo circunda.

Helen Keller, escritora, activista política y oradora estadounidense sordo-ciega, logró vencer todas estas dificultades, fue a la escuela y a la universidad y el 28 de junio de 1904 Helen se graduó "Con Honores" de la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordo-ciega en obtener un título universitario.

Y comparto algunas frases de esta increíble artista:“¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?”, y agrega: “Las mejores y más bellas cosas en el mundo no pueden verse, ni siquiera tocarse. Ellas deben sentirse con el corazón”.

Y creo que sentir con el corazón o ver desde el alma, es lo que prima en este proyecto ideado por Marcela Cozzo, quien conversó con nosotros contándonos acerca de este maravilloso producto que permitirá soñar y expresarse a muchas personas.

Parte 1:


Parte 2:


Parte 3:


Parte 4:


viernes, 1 de junio de 2012

ENTREVISTA A WASHINGTON BENAVIDES

Washington Benavides, es un emblemático poeta y compositor uruguayo que ha construido un mundo creativo propio, en un periplo que abarca más de medio siglo.

A continuación puede escuchar la entrevista realizada por Andrea Calvete en la audición radial VIVENCIAS el 29/05/2012:

Parte 1:


Parte 2:


Parte 3:


Parte 4:


Parte 5: