miércoles, 10 de agosto de 2011

¿QUÉ NOS DIFERENCIA A LAS MUJERES Y A LOS HOMBRES?


Por Andrea Calvete                     

En un principio pensé hacer dos artículos por separado, sobre lo que pensaban las mujeres por un lado y los hombres por el otro, en referencia al modo de ver la persona con la cual les interesa compartir su vida. Pero gracias a la colaboración de unos cuantos amigos comprendí que era mejor compartir la información recabada y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Espero que todos se sientan incluidos en algún sitio de este artículo que no pretende discriminar o separar, por edad, sexo u orientación sexual, en definitiva todos somos personas que sentimos y tenemos gustos, preferencias en las que en algunos puntos podemos coincidir y en otros disentir.

La encuesta abarcó a hombres y mujeres de dieciocho años en adelante, no se pidió que se hiciera referencia a la preferencia sexual, simplemente ver cuáles eran los atributos principales para que una persona les atrajera, les conquistara, les cautivara y les mantuviera unidos de modo de poder compartir una relación de pareja. Asimismo, se les solicitó ¿cuáles eran los detalles inaceptables por los cuales una persona no entraría en sus vidas?

Aunque en muchos aspectos los distintos entrevistados coinciden, existen diferencias a la hora de expresar ciertos atributos. Las mujeres se muestran  mucho más sentimentales, destacan detalles y gentilezas, mientras que para la mayoría de los hombres resultan meros formulismos para conquistar a una mujer.

Sin embargo, el 90% de las mujeres entrevistadas, se queja de que el hombre en plan de conquista logra unir todos los requisitos esperados, pero una vez que alcanza el cometido se olvida de todo lo que hizo y se comporta como un ser totalmente diferente al que habían conocido, en forma literal podría citar: "Se duermen en los laureles".

Por su parte, el 90% de los hombres hace hincapié en que la mujer debe poseer un cuerpo que le sea atractivo. Prefieren pocos mensajes y llamados, y en lo posible breves. No les agrada que los asedien con reclamos o facturas, los pone de un pésimo humor. La gran mayoría manifesta la necesidad de espacio personal, "en donde haya oxígeno suficiente".

Mientras que el 95% de las mujeres no se refiriere a un cuerpo atractivo, sino a una imagen que las pueda conquistar, algo de "piel" que les atraiga, para dar un inicio a una relación. Coinciden que la mirada, deja traslucir mucho de la persona. Asimismo, las mujeres también exigen libertad y respeto por sus espacios personales.

Una coincidencia, que es unánime en todos los entrevistados, es el buen sentido del humor, consideran que es un ingrediente fundamental para llevar adelante cualquier tipo de relación afectiva, ya que sin éste, todas las demás cualidades se opacan y desvanecen con el tiempo.

En tal sentido, la risa es un común denominador en todas las entrevistas. La sonrisa genera alegría, vitalidad, energía contagiosa, primordial para que una relación se mantenga viva.

El tema de la sexualidad, es un tema de suma importancia para todos los entrevistados. La mayoría sostiene que cuando la atracción sexual se apaga comienzan los grandes problemas en las parejas, y muy pocas logran sobreponerse a este tipo de situación.

Asimismo, el 90% de los entrevistados manifesta haber sufrido alguna desilusión amorosa en su vida, lo que incide en forma proporcial de acuerdo al número de fracasos experimentados, a la hora de encarar una nueva pareja.

El 95% de las mujeres expresa que necesitan a su lado un hombre honesto, sincero, compañero, buen padre, inteligente, y que no sea machista. Este último punto, fue algo que recalcaron como algo inaceptable a la hora de encarar una relación. Para una mujer, el hecho de sentirse sometida o doblegada por el hombre, sin libertad en cualquier aspecto de su vida, es un punto que deja a muchos hombres fuera de los posibles candidatos.

Del mismo modo, el 90% de los hombres excluye de su lista a las mujeres que mandan extensos y prolongados mensajes de textos, reiteradas llamadas en el día, como aquellas que intentan controlar todos sus movimientos. Asimismo, las mujeres demasiado conversadoras, extrovertidas, o que pretendan cambiar sus rutinas no les atraen.

Con respecto a la personalidad e inteligencia, ambos sexos sostienen que son atributos sumamente importantes, aunque en el 75% de los hombres admite que no poder soportar mantener una relación con una mujer que intelectualmente sea superior a él. Contrariamente, las mujeres en este punto difirieren, ya que no se sienten menos si su pareja tiene un mejor trabajo o nivel intelectual.

Sin embargo, a pesar de las diferencias expuestas, todos coincidieron que no existen prototipos de personas ideales, porque la atracción entre personas muchas veces es algo que no tiene demasiada explicación, sólo se siente, y todos están abiertos a darle la bienvenida a este tipo de situaciones, que son especiales y únicas, y en tal sentido creen necesario no dejarlas pasar por alto.

Aproximadamente el 30% de los entrevistados manifesta verse atraído por personas que no entraban dentro de ese "prototipo ideal", y que muchas veces no entienden las causas que los unen a estas personas, pero expresan que lo que sienten es tan intenso, que no merece la pena cuestionarse más nada.

En tal sentido, el 95% de las mujeres se cuestiona todo, mucho más que los hombres. Las mujeres se cuestionan si no reciben una respuesta, sino existe reciprocidad, si no hay detalles o atenciones de gentileza, mientras que el 85% de los hombres expresa no dar importancia a este tipo de detalles.
Si bien la mentira e infidelidad es inaceptable para todos en general, el 95% de las mujeres ve este requerimiento como algo excluyente en cualquier tipo de relación, mientras que entre los hombres entrevistados este punto es excluyente en el 85% de los casos.

Para el 95% de las mujeres es inaceptable que no se les conteste un SMS, un email, o un llamado. En tal sentido, tampoco conciben que su pareja decida desaparecer durante días y no dar señales de vida. Además pretenden compartir momentos sencillos, un mate, una cena, una caminata, pero sentirse incluidas en la vida de ese hombre con el que comparten una relación. Mientras, que para 85% de los hombres encuestados, este punto no resulta ser un impedimento para llevar adelante una relación, el hecho de no compartir determinados momentos en los que posiblemente la relación se afiance, no les afecta en su relacionamiento de pareja, por el contrario les genera más libertad.

Luego de haber analizado los distintos puntos de vista cabría cuestionarnos: ¿Qué nos diferencia a las mujeres y a los hombres?
Hombres y mujeres nos lastimamos a diario, pues como escribe John Gray "Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus". Según la mitología romana, Marte era el dios de la guerra, mientras que Venus era la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, y desde aquí comienzan un gran número de diferencias que traen aparejado muchos malos entendidos y complicaciones.

Y es así que cuando nos ponemos a hablar personas de distinto sexo, al plantearnos temas sentimentales o amorosos, las campanas suenan muy distintas, y es que en el fondo aunque tanto la mujer como el hombre son capaces de enamorarse, las manifestaciones suelen ser totalmente distintas. La mayoría de los malos entendidos surgen al conferir significados diferentes a expresiones iguales.

Entonces, lo que para unos es un halago o una gracia para otro puede ser una falta de atención u ofensa, ¡qué complicado!, y es que pensamos o percibimos las cosas de manera diferente, y aunque intentemos igualarnos en derechos y obligaciones, sentimos diferente, y en tal sentido, la biología ha sido sabia, nos diferenciamos genéticamente, hormonalmente, nuestros cuerpos son diferentes y también funcionan en forma distinta.

Las mujeres cuando se involucran amorosamente, ponen en forma inmediata un componente sentimental, que al hombre le cuesta mucho más tiempo incorporar, lo que para una mujer fue un encuentro sumamente romántico, para el hombre fue un sensacional momento de pasión, y al otro día si se encuentran comienza un gran mal entendido. Ella lo mira esperando palabras de dulzura, cariño, mientras él le dice: "Qué noche impresionante, qué se repita" y esto por ser delicada, seguramente alguno diga algo bastante más subido de tono, pero no hace falta que sea más explícita…

Ella esperará que el celular suene, o un mensaje llegue, el pendiente de que el celular suene pero no para verla a ella o comentar la noche anterior, sino para arreglar la partida de cartas o fútbol que le quedó pendiente con los amigos.

Pero a esta altura ya sabemos que biológicamente nos separan muchas diferencias, que nos llevan a reaccionar de forma opuesta, pero a pesar de que este Muro de Berlín, nunca será derribado somos los unos para otros una parte importante de la vida y complementaria.

Desde la genética comienzan las diferencias, de los 46 cromosomas humanos en las mujeres un par son XX y en los hombres XY. El cromosoma Y es el que determina la masculinidad, genéticamente la mujer es más fuerte que el hombre, el hombre padece más enfermedades hereditarias
Desde el punto de vista del aprendizaje, las niñas dominan el aprendizaje verbal y los rostros humanos, mientras los varones tienen mayor habilidad con las líneas ángulos, perspectivas y los objetos, de aquí su poderosa atracción por la figura de la mujer.

Con respecto a las diferencias fisiológicas: La talla, el peso, la capacidad pulmonar, la masa muscular, la temperatura corporal, el consumo de calorías y el tamaño del corazón en los varones es superior al de las niñas.

El cerebro de los hombres es más pesado y voluminoso, lo que no guarda relación con la inteligencia. Asimismo, las mujeres soportan mejor el dolor que los hombres, debido a que están acostumbradas a los dolores menstruales y de parto.

Otra pregunta frecuente es ¿cómo una mujer puede hacer varias cosas a la vez en forma correcta, mientras que al hombre le resulta más difícil? La explicación es sencilla, las mujeres manejan mayor tráfico de información entre los hemisferios cerebrales, debido al mayor grosor del cuerpo calloso. Mientras que el cerebro del hombre está más encapsulado, el de la mujer es más fluido.

Un estudio llevado a cabo por científicos de la Facultad de Medicina de Harvard mostró que partes del lóbulo frontal, que alberga las funciones de toma de decisiones y resolución de problemas, son proporcionalmente mayores en las mujeres, al igual que la corteza límbica, que regula las emociones.
Sin embargo, las zonas del cerebro que son proporcionalmente más grandes en los hombres está la corteza parietal, que procesa señales de los órganos sensoriales e interviene en la percepción espacial, asimismo, controlan las emociones y la conducta social y sexual de mejor manera que las mujeres.

Pero, más allá de todas estas explicaciones científicas y válidas, lo cierto es que a la hora de enfrentarnos a una situación, las reacciones no han de ser las mismas, pero también hay que ver el lado positivo: los complementos son necesarios. Por otra parte sería muy aburrido y monótono si siempre obtuviéramos la respuesta correcta ¿no lo creen?, así que nos seguiremos enfrentando… sólo que debemos intentar vernos con más humor, y no tanto enojo, pues las situaciones tomadas con humor son más llevaderas, vale la pena reírnos de nosotros mismos, en un síntoma de que hemos avanzado.


A continuación les presento este video subido a YouTube donde el humorista americano Mark Gungor expresa en forma muy amena las "Diferencias cerebrales entre los hombres y las mujeres", espero lo disfruten.