Escuchá el podcast en Spotify

EL SECRETO MEJOR GUARDADO


El secreto mejor guardado es aquel que no se pronuncia, el que se sella bajo la consigna del silencio. En la reserva del secreto se mantiene la fidelidad y el compromiso de no develar lo que se ha decido ocultar.

Los secretos se guardan en un baúl antiguo donde el polvo es testigo del paso del tiempo. Se sellan en él lo que no se desea revelar, porque su contenido es de tal delicadeza que sólo es posible preservarlo lejos de las palabras que corroen o lastiman su delicado envoltorio.

El hecho de ocultar algo trae aparejado misterio y cierto encanto, en ese juego de seducción en el que el pensamiento se deja embelesar por la creatividad y la imaginación. Sin embargo, no siempre su presencia conlleva comodidad, por el contrario, el mantenerlo a buen reparo trae aparejado grandes dolores de cabeza.

Quien decide mantener algo en secreto puede ser por múltiples razones, pero la reserva es ante todo la consigna de no dar a luz cierta información, la que se resguarda en sus motivos y razones. Cuando los porqués son contundentes la acción se vuelve más efectiva y el secreto permanece a buen reparo.

El secreto se perfuma de cedrón, con notas alimonadas y reminiscencias de lo que sucedió. Como una inhalación profunda oxigena a los pensamientos para que la sabiduría guie los pasos de quien lo debe preservar.

Un secreto no siempre está en buenas manos, pues la traición suele andar al acecho y no da tregua, acompañada de la ambición, mentira e ignorancia junta adeptos y conquista seguidores, quienes sucumben a sus encantos y esparcen el secreto sin más a los cuatro vientos.

Pero dice una vieja leyenda que cuando un secreto es divulgado un peso muy fuerte cae en las espaldas de quien traiciona su juramento, y entonces camina con dificultad y el remordimiento anida en sus sueños, pues ha revelado lo que no debía. Sin embargo, no todos los oídos darán crédito a estas palabras pues la duda se plantará como una gran interrogante.

El secreto mejor guardado es aquel que no se pronuncia, el que se sella bajo la consigna del silencio. En la reserva del secreto se mantiene la fidelidad y el compromiso de no develar lo que se ha decido ocultar, y así permanece en el corazón al resguardo de cualquier obstáculo.

De esta forma transcurren nuestros días entre secretos guardados, otros por develar, porque la vida en es un gran secreto que nos invita día a día a aceptarla tal cual es, y a continuar fieles a nuestros pensamientos, palabras y acciones en un compromiso por ser nosotros mismos.

Andrea Calvete

Entradas más populares de este blog

NO SE BRILLA SIN OSCURIDAD

PACIENCIA: ÁRBOL DE RAÍZ AMARGA PERO DE FRUTOS MUY DULCES

EL TALENTO SE EDUCA EN LA CALMA Y EL CARÁCTER EN LA TEMPESTAD