lunes, 18 de diciembre de 2017

¿CÓMO DESPEDIR EL AÑO?

Un año que cierra, con sus copas amargas y dulces, con risas y llantos, con éxitos y fracasos, porque esa misma dualidad es la que nos habita, de tal forma que se cierra otro ciclo, mejor o peor, no importa, lo que reconforta es no darse por vencidos y seguir adelante estimulados por lo que aún palpita en cada uno de nosotros.

Cada cual brilla a su modo, hay quienes parecen resplandecer con mucha fuerza, otros muy tímidamente apenas alumbran y centellean, y están los que se encienden como velas para iluminar con suavidad y paciencia. Mientras haya un brillo de esperanza en nuestras pupilas habrá también un destello en nuestras fuerzas y anhelos, para aproximarnos a esos sueños que son los que nos permiten continuar el rumbo.

El año se despide y se va, ha asistido a todo tipo de festejos y también a momentos muy difíciles del camino.Hace pocos días una señora indignada ha tocado a la puerta al 2017 para recriminar que ha sido un año terrible, que ha perdido el trabajo, que ha enfermado, que no ha tenido tregua. El año la ha escuchado atento y preocupado le ha contestado.

-¡Cuánto lo siento!, mi intención no ha sido hacerte sufrir, creo que de todo esto debes fortalecerte y no debilitarte, si mal no recuerdo has pasado por años peores y los has superado, eres una mujer resilente nadie va a poder contigo y menos yo, un año que te he te ha puesto piedras en el camino. Si no me falla la memoria has tenido años de dicha en tu vida trata de volver a ellos para recobrar la energía que hoy te hace falta y sigue el camino lo mejor está por venir- ha dicho el 2017.

La mujer con los ojos llenos de lágrimas le ha agradecido, y le ha dejado marchar sin rencor en su corazón.

Andrea Calvete