sábado, 18 de febrero de 2017

ENTRE LUCES Y SOMBRAS

Luces y sombras de un pasado que pesa, un presente que presiona y un futuro que se acerca. El tiempo se traslada en el vaivén de las olas que no dejan de romper en la orilla del mar. El apacible sonido del viento se entremezcla con el de la marea. Llegan perfumados días a su memoria, los recuerdos se dibujan y esconden entre los pensamientos que le inquietan.

Entre claros y oscuros asoman las inquietudes y anhelos, se pregunta: “¿Por qué los matices son tan escasos, ellos han estado presentes en mi vida, pero ahora sólo recuerdo lo que contrasta?” Casi sin darse se cuenta se contesta sin titubear: “Es que lo que me ha marcado ha sido la alegría y la tristeza, el interés o la apatía, el esfuerzo o el desánimo… ¿qué ha pasado en la mitad del camino?, quizás he ido demasiado de prisa o me engañen mis ansias por continuar”. Se aleja por la orilla acompañado por sus recuerdos.

Los naranjas del cielo se han comenzado a salpicar con la espuma de las olas que rompen cargadas de yodo entre las rocas. El sonido del mar lo lleva nuevamente a los días donde las risas abundan, las caricias desbordan y los abrazos aprietan, un regocijo inmenso le inunda. El cielo se nubla por completo y un relámpago ensordecedor lo estremece, allí ve aquel rostro que ya no puede acariciar ni besar, intenta tocarlo pero sus manos están paralizas como entumecidas por el hielo. Un rayo de luz se abre entre los nubarrones y un delicado universo de estrellas ilumina la noche que se acerca.

Entre luces y sombras ha finalizado el día para dar paso a la mágica noche perfumada de jazmines. Reina la calma, la tormenta ya ha pasado, el silencio abraza con suavidad a la luna que se espeja en el horizonte, se siente en paz, puede continuar.

Andrea Calvete