lunes, 6 de julio de 2015

DESTELLOS

Sin saber se fue alejando,

sin querer se fue acercando,

lo frío se hizo caliente,

lo seco se puso húmedo,

lo complejo se hizo simple.


Estalló la lluvia,

luego vino la sequía,

hasta que el sol

irradió su luz y armonía.


Destelló entonces,

un mágico rayo,

que le llevó lejos,

muy alto.

Andrea Calvete