miércoles, 3 de junio de 2015

CAMINA PERDIDA

¿Quién no la conoce?

¿Quién le da cabida?

¿Cómo afrontarla

sin llantos, ni risas?


Salta sin control,

y corre de prisa,

sin hallar fronteras,

va por las cornisas,

habla sin sentido,

hiere sin medida.


Todo le resbala,

y pronto se agita,

busca las verdades,

fabrica mentiras,

mientras su delirio,

talla a su medida.


Todo está sujeto

a cómo sea su día,

no importa las horas,

motivos o prisas.


Anda muy perdida,

algo confundida,

salta en las cabezas,

carcome las vidas.


Andrea Calvete